“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 29 de noviembre de 2021

Llegó de nuevo el milagro


A la rencontre du plaisir (Towards Pleasure)
, 1950 - RENÉ MAGRITTE


Llegó de nuevo el milagro, 
la fugaz promesa divina
después de atravesar la madrugada, 
donde el rocío se hace mansa lluvia
para regar el corazón del verso.
Acabó una vez más el silencio 
de los pájaros en la oscura arboleda 
y regresa el olor a tierra mojada,
a jazmín y a violetas.
Es hora de cabalgar el horizonte
sobre la soledad azul de la luna.
Es hora de secar las lágrimas 
y quemar las viejas heridas de la piel.
Es hora de penetrar en la luz del océano 
y desterrar la fragilidad de este amanecer.
Es tiempo de volver a ser raíz,
roca o simple guijarro,
que alumbre el sentido del poema.



5 comentarios:

  1. Es tiempo, si, de volver a regar el corazón del verso y escribir..

    El poema es espectacular.

    Un beso.grande.

    ResponderEliminar
  2. Creo que eres una buena persona, y no te conozco de nada, pero lo creo, y hoy en día, bueno como siempre, las buenas personas escasean. elguantederita

    ResponderEliminar
  3. el miracle neix en l’encontre
    d’uns batecs que es troben

    l’encontre esdevé rosada
    la rosada mulla la terra
    i la terra ens regala els colors
    quan la foscor s’apaga
    tímidament surt la llum
    i la llum obre un nou matí

    sí... ja és hora

    és hora de mirar la llum del dia
    i olorar la terra sota els nostres peus
    i escoltar allò que ens empeny...

    és hora de ser part de l’encontre
    ser part del camí
    o potser... només
    el senzill vers d'un poema...



    Unos sencillos versos para ti, querido Noray...
    FELICES NAVIDADES

    ResponderEliminar
  4. Noray qué satisfacción leer ese milagro, el que empiece un tiempo mejor y más pleno; que está noche, mañana y siempre sigas teniendo el milagro.
    ¡Feliz Navidad amigo!

    ResponderEliminar
  5. Casi lloro al encontrar de nuevo tu blog.
    En otra vida me conocías como Alatriste y habitaba El desván del poeta.
    Fue una gran alegría comprobar que tu refugio sigue abierto y que continúas en la lucha.
    La calidad de tu poesía tampoco cambió. Un gran poema lleno de sensibilidad y ricos matices.¡Enhorabuena!
    Un abrazo enorme y a cuidarse mucho.

    RAMÓN MARTÍNEZ

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.