“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 30 de abril de 2010

Sentirme un hombre más


El sueño, 1966 - SALVADOR DALÍ

Necesito despertarme en la noche
y sentirme un hombre más
entre los millones de hombres,
que en este preciso instante
transitan por cualquier avenida
de una de las tantas ciudades del mundo.

Deseo recorrer las aceras
de las bulliciosas calles
en las que se sucede la vida,
sin más sobresaltos
que el claxon de los automóviles
o los fríos neones de escaparates.

Sólo quiero abrir las puertas
de todas las casas de la ciudad
para encontrar tus ojos y tus labios,
y asirme a ti sin más pretensión
que disfrutar de la luz de tu mirada.



jueves, 29 de abril de 2010

Herida abierta


L’Homme blessé, 1844/54 - GUSTAVE COURBET

No es profunda la herida,
pero sí es llaga que supura
y sangra sin cesar desde la raíz,
desde la fragua viva del verso
forjado con luz de luna
entre estigmas de silencios,
mientras se despedaza la noche
y los sueños hierven en mis ojos
hasta evaporarse dentro del pecho.

Es una herida abierta,
que deja escaras en la piel
y que se perpetúa con vigor
en los márgenes de la memoria,
allí donde la soledad se desnuda,
donde se encuentra más sola
atrincherada entre palabras y versos,
que al escribirlos terminan desgarrándome
por callar este grito con un silencio.

miércoles, 28 de abril de 2010

La voz de la hidra


Voice I, 1963 - GEORGE TOOKER

La noche siempre es 
larga y oscura,
aunque nos aguarde otro amanecer.
Cada noche nos adentramos
en lo más hondo de nuestra razón,
para dejar el corazón desnudo a flor de piel.
Nos aventuramos a navegar en el mar del silencio
mientras se escucha, desde el umbral del abismo,
la voz de la hidra resonando en el eco
de nuestras propias entrañas.

martes, 27 de abril de 2010

Como si buceara en la luz de una nueva placenta


Cross (detalle), 2006 - ALEKSANDER BALOS

Si nevara esta tarde dentro de mis pupilas
y al tocar la noche mis párpados
solo se escuchara el latido del silencio,
como si ya te hubieras marchado
hacia ese triste destino que es ninguna parte.
Si tu carne se hiciera verbo solemne entre mis labios
cada vez que el desaliento me derrota
y me empuja a hundirme en el fondo del océano,
como si buceara en la luz de una nueva placenta
que echa raíces en tu descarnado vientre.
Tu lenguaje y mi silencio romperían al fin el sueño
de esta vigilia perpetua e inquebrantable
que anida en el interior de nuestras médulas
para germinar desde allá adentro, desde la sangre,
el lirio que no puede florecer en nuestras manos.


Óleo sobre lino

lunes, 26 de abril de 2010

La palabra repta como una serpiente

The woman, the man and the serpent, 1911 - JOHN BYAM LISTON SHAW

La palabra repta como una serpiente
en el silencio de mi sangre
al encenderse el faro de tu mirada
con las primeras luces de la noche,
justo cuando la puesta de sol
muestra el abismo en el cielo
y comienza a perecer el océano
sobre el vergel del horizonte.

La palabra corre presurosa
por el torrente sanguíneo,
oxigenando cada célula,
y alumbra el corazón
ensombreciendo el cerebro
y, sin rubor, ya de regreso,
se hunde en la cicatriz abierta
e insondable de tu sexo.

domingo, 25 de abril de 2010

El túnel de un haiku

“El Túnel” Tributo a Ernesto Sábato, 2007 – GUSTAVO ADOLFO ÁLVAREZ RODRÍGUEZ

Nuestra palabra
es túnel de silencio
cuando anochece.


Óleo sobre lienzo.

sábado, 24 de abril de 2010

Sólo encuentro la desnudez del silencio


Study of nude with figure in a mirror, 1969 - FRANCIS BACON

"Siempre fuiste mi espejo,
quiero decir que para verme tenía que mirarte."

Bolero, JULIO CORTÁZAR

Entro en los espejos de la memoria,
más allá del reflejo de mi propio cuerpo,
para descubrirme despojado de mí mismo
y sólo encuentro la desnudez del silencio.

Tu imagen nocturna, vestida de lenguaje
una vez más, vuelve a salir a mi encuentro.

viernes, 23 de abril de 2010

Si no me sintiera marinero en tierra

Retrato de T.M. como marinero, 1976 – YANNIS-TSAROUCHIS

Si no tuviera la mar,
si no pudiera ver el horizonte
cuando me levanto cada mañana,
si no volviera a oler jamás la sal
cuando se incrusta en las rocas
de los altos acantilados del norte,
si no me descalzara en la arena
y dejara miles de huellas enterradas
esperando que las olas vuelvan a borrarlas.

Si no soltara cada día el amarre
de este noray de viento
y me echara de nuevo al océano
para buscar nuevas emociones,
si no me conmoviera la belleza
en cada una de las jornadas
al contemplar la puesta de sol
irisando la proa de mi barca,
si no me sintiera marinero en tierra
hace tiempo ya que hubiera muerto.

jueves, 22 de abril de 2010

Nocturno


*Mujer en la noche, 1947 – JEAN FAUTRIER


Cada átomo de mi cuerpo,
convertido en mil candelas
en la quietud de esta oscuridad,
arde en los poros de tu cuerpo
hasta traspasar la piel,
para adentrarme en tus venas
y acariciar por dentro, aquello
que jamás nadie se atrevió a tocar.
No son tus manos de sosiego y pasión,
ni tus labios húmedos lo que yo deseo.
No es tu limpia y transparente mirada,
ni siquiera tus pechos de puro azahar.
No es el fuego de tu sexo ardiente
lo que ansío en mi nocturno abandono,
cuando se rompen los diques del abismo
en mi frágil razón al anochecer.
Lo que anhelo y busco cada día
es detener la rueda del tiempo
de estas desacompasadas horas,
que mueren de infinita soledad
en nuestros relojes de mar y viento.
Lo único que pretendo a cada instante
es ser tu sombra y que seas mi luz al caminar.
Simplemente, amarte lo que dure la eternidad.

*Grabado, firmado a lápiz

miércoles, 21 de abril de 2010

Tu nombre entre las redes

Pescadores recogiendo las redes, 1896 – JOAQUÍN SOROLLA

No resuena tu voz
este atardecer entre las olas,
iluminadas por la temprana luz
del viejo faro de la bahía.

No veo las bandadas de gaviotas
planear en libertad entre las barcas,
cuando éstas regresan a puerto
con tu nombre entre las redes.

Sólo siento el profundo vacío,
golpeando con fuerza y sin cesar
el torno del despiadado tiempo
que gira en la puerta de mi razón.

martes, 20 de abril de 2010

Mi piel

Blood on Pavement, 1988 - FRANCIS BACON

Mi piel
sólo es atajo
del presente.

Del pasado
nada queda ya
en mi piel.

Mi piel
no deja cicatrices
para el futuro.

lunes, 19 de abril de 2010

Silencio habitado


Estudio para un autorretrato, 1982 - FRANCIS BACON

Silencio habitado
desde el fondo del océano,

en las vertientes de tu pecho,

con olor a jazmines y a adelfas,

En la profundidad de la noche,

la humedad de tus labios
sobre mi pétrea piel sedienta.

De nuevo amanece la vida
en la estela azul de tu palabra.

domingo, 18 de abril de 2010

Haiku de luz


Soplando un cirio, 1646 - GEORGES DE LA TOUR

En el silencio
fluye luz en mis venas
aunque esté ciego.

sábado, 17 de abril de 2010

Noray de viento


Y la nave permanece, 2007 - PACO ROSSIQUE

Una sola palabra,
una sonrisa tuya
flotando en el océano
de los silencios,
acaso un verso solitario
o un simple gesto,
hace que el aliento
vuelva a tomar impulso
y sea raíz de futuro,
cuando desato el nudo
en mi noray de viento.

viernes, 16 de abril de 2010

Aquel preciso instante

Flora, 1894 – EVELYN DE MORGAN

Fue una eternidad
aquel preciso instante,
y el caos del silencio
hizo estremecer en mí el desierto
de los poros del jardín de tu piel;
mientras, lentamente, la primavera
brotaba entre tus lágrimas
y al llegar a mis labios
agonizó la palabra.

jueves, 15 de abril de 2010

Despedida y regreso

Tejiendo el mar - ALEX ALEMANY

Dime si los jazmines
ya florecieron entre los cerezos,
si los campos de girasoles
siguen oliendo a dulces almendros.

Dime si las gaviotas y las alondras
olvidaron las últimas tormentas,
si paso a paso y verso a verso
vuelves a recobrar el aliento.

Dime si este ovillo de sal
que tejo con mis dos manos
volverá a coser tus alas
para surcar nuevos mares.

Dime si esta despedida,
aunque sea ácida y amarga
y me abrase fuera y dentro,
es presagio de otro regreso.

miércoles, 14 de abril de 2010

Eres silencio encarnado y verde palabra


Sauces al atardecer, 1888 - VINCENT VAN GOGH
Tu boca de tiernos y dorados trigos
se arrulla en mi boca de agrios naranjos
para florecer sobre mis labios al amanecer.
Tus labios húmedos y carnosos siempre
mueren y renacen entre mis brazos.
La luz de tus ojos, henchidos de primavera,
enciende el invierno ceniciento de mi mirada,
cuando fenece otra jornada y nace el sueño,
y tu cuerpo se despoja de tu tersa y delicada piel
para ser en mi piel cálida y eterna mortaja.
Eres silencio encarnado y verde palabra,
perfume de canela y 
oasis florecido, 
fruta ya madura en mi memoria.
Eres espesa arboleda, mi única, mi auténtica bandera.
Eres la verdadera estrella en la noche de mi isla.

martes, 13 de abril de 2010

Constreñido en un mar de magma

Montaña Bermeja, 1990 – BAUDILIO MIRÓ MAINOU

Sé que estoy viviendo
constreñido en un mar de magma
que explosiona en cada jornada
cuando llega el crepúsculo
para dejar fluir la densa lava
por este inmenso campo volcánico
en el que yo mismo me he convertido.

El futuro se me abre gota a gota,
cayendo desde la cresta más alta
hasta el lecho del barranco más profundo,
y el pasado va muriendo con lentitud
en la planicie de un lajial que se hace demasiado extenso
a medida que atraviesa el intangible presente
un insaciable malpaís que cuartea mi existencia.
-
-
Lajial: Terreno volcánico de superficie lisa originado por la excesiva fluidez de las coladas.
Malpaís: Terreno volcánico muy rugoso formado por el enfriamiento de las coladas viscosas.

lunes, 12 de abril de 2010

Oculto entre la niebla


Ciudadano cualquiera, 2008 - ERICK MIRAVAL

Oculto entre la niebla
me recreo en el último beso,
que jamás nació entre tus labios,
y me avivo con las luces de tus ojos
en el frío silencio de mi sudario.
Soy raíz que se hunde en el campo,
entre el racimo de mis cenizas
y el umbral de tus campanas,
y oculto entre la niebla espesa
lío otra nueva primavera
en tu fecunda rueca,
y tejo una huella
de sombra y luz
con mi voz
en tu mirada.

domingo, 11 de abril de 2010

Haiku detrás del horizonte

Night sea, 2008 - TRISHA LAMBI

La mar en sombras.
Detrás del horizonte
llorando mi alma.

sábado, 10 de abril de 2010

Las luces de la memoria


Triptych in memory of George Dyer, 1971 - FRANCIS-BACON

La aurora se alza
como una guirnalda
de espesa niebla,
como un sutil cortejo
de sombras chinescas
que inundan de lágrimas
las luces de mi memoria.

viernes, 9 de abril de 2010

En el tálamo del olvido


Self Portrait between clock and bed, 1940/42 - EDVARD MUNCH


Te entregaré mi cuerpo,

como ritual de deseo
en la liturgia del amanecer,
cuando las flores del tiempo
broten en los espejos húmedos
de tus delicados labios.
Seré jugoso néctar en tus senos
y perfume de tiernos jazmines
ungiendo cada uno de tus versos.
Cuando llegue el anochecer
seré ofrenda de pasión y gozo
en el tálamo del olvido. 

jueves, 8 de abril de 2010

Fecundaré tu vientre con mi silencio

Ave Fénix, 1971 - JUAN ISMAEL

El agua será simiente,
dorada espiga de fuego,
y mi corazón encendido
será tierra y vientre,
aire que respiro y océano.

La piel será semilla,
óvulo de tierra,
paloma de escarcha,
semen del mar
surcando la corriente.

La sangre se hará torrente
sobre la secreción de la carne,
ave de hielo en pleno vuelo,
y volveré a ser río, fuente,
raíz certera, origen, simiente.

Mi cuerpo, descarnado,
como anónimo Ave Fénix,
ya sin ningún atrezzo,
será cenizas y humus fértil
de olivos y cerezos.

El agua volverá a ser simiente,
sin vida, sin aliento,
sin muerte, ya sin tiempo
en la inmensa quietud del vacío
fecundaré tu vientre con mi silencio.

miércoles, 7 de abril de 2010

La penumbra de mis últimos días

Penumbras, 2008 - EIVAR MOYA

Dentro de ti,
en el cáliz de tu flor
al engendrar la noche
el limpio horizonte.

En el fusil virgen, que dispara
miles de pétalos de rosas
contra la monotonía de un ejército
de sombras, que yacen sin piedad
sobre un tálamo ya muerto.

En mis palabras y mis silencios,
como un cirio de fuego eterno
en tus raíces largas y profundas,
que sostienen y alumbran sin cesar
la penumbra de mis últimos días.

martes, 6 de abril de 2010

Las raíces del árbol de mi vida

Raíces de árbol, 1882 – VINCENT VAN GOGH

La fría oscuridad
de la noche bruna
aviva una vez más
la cruel disputa
que sostengo cada día
entre Tánatos y Eros
en los biseles de mi piel
y en el abismo de mi cerebro.

Fermentan en mis sueños
envueltos en llamaradas
los encarnados labios
de una azucena herida
y el estridente trino
de un ave nocturna
que quiebra mi silencio
en el nervio de la noche.

No sé si romperá el alba
al filo de la madrugada,
en medio de esta humedad
que sólo huele a muerte,
cuando los estambres
de tu corazón enamorado
se transformen ya sin ningún temor
en las raíces del árbol de mi vida.

lunes, 5 de abril de 2010

Seré el aliento de tus alas

Ala de ave, 1512 - ALBERTO DURERO


“Sólo quien ama vuela”
MIGUEL HERNÁNDEZ


Volaré el aire de la noche
surcando cordilleras y mares,
bebiendo las espumas nevadas
que empapan tu palabra.

Labraré tu vientre desnudo
en la memoria de tu carne
mientras una espita de luz
se enciende entre mis labios.

Rasgaré la piel del océano
en el sudor de mi silencio
para entrar en el cáliz de tu cuerpo
en la humedad de la mañana.

Seré el aliento de tus alas
recorriendo cada gota de tu sangre
y simiente de amapolas brotando
en el sueño de tu ausencia.

domingo, 4 de abril de 2010

Haiku entre tus sombras

Sarah, studio reflections, 1991 - KEN HOWARD

Yo viviré,
aunque tú no lo desees,
entre tus sombras.

sábado, 3 de abril de 2010

La permanente aurora


*La noche (detalle), 1934/38 - NÉSTOR MARTÍN FERNÁNDEZ DE LA TORRE

Así, desnudos,
deja que vare
en tus rompientes.
Abraza con ardor
mi cuerpo sediento
para que naufrague
en la humedad
de esta larga noche.
Bésame sin rubor
a la luz de la luna
y haz de este crepúsculo
la permanente aurora,
donde el sol nunca
termine de aparecer
sobre tu horizonte.


*Óleo sobre lienzo

viernes, 2 de abril de 2010

Me iré cuando llegue el amanecer

Desnudo de espaldas, 1922 - JOSEP DE TOGORES

Seré el aire de tu labios
navegando entre mis brazos
para conseguir crecer.

Seré la última célula
entre las miles de células
que te recorren la piel.

Seré un simple átomo
sobre la desnudez de tu cuerpo
y me iré cuando llegue el amanecer.

jueves, 1 de abril de 2010

Presente efímero

Reloj blando en el momento de su primera explosión, 1954 – SALVADOR DALÍ

Ya no permanecen en pie
la hilera de sauces llorones
y los frondosos laureles de india
han desaparecido de la memoria.

Se rompe el eslabón de este sueño
que brilla siempre en la noche
cuando las sombras asaltan las alamedas
y cubren de silencios las calles de la ciudad.

Se apaga la llama de la palabra
entre la lluvia ácida de la madrugada
y sólo escucho ya el presente efímero
que muere con las primeras luces del alba.