“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 18 de septiembre de 2010

El rumor de las aguas

Nocturno en Cala Murta, 1933 - ANGLADA CAMARASA

El rumor de las aguas es demasiado frágil,
como una quimera colgada del viento,
es una crisálida desnuda y ausente
que jamás llegará a volar en mis pupilas,
sólo es una rima de silencios ya caducos
tambaleándose por las sinuosas sílabas
de uno verso todavía adolescente
en busca de un poema sin final.

El rumor de las aguas es demasiado frágil,
como una sinfonía o un adagio interior
buscando las infinitas luces perpetuas
para ungir las alas de cera
de un maduro y efímero Ícaro
que ansía surcar nuevos horizontes,
sólo es el resplandor fugaz
del último relámpago en la tormenta.

El rumor de las aguas es demasiado frágil,
como un beso sobre unos labios de aire,
es un náufrago siempre a la deriva
en la corriente sanguínea
de los confines del universo,
sólo es una sombra tenue y furtiva
que vaga solitaria y febril
por la savia de la palabra.