“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 20 de febrero de 2010

Se despierta el bosque


El despertar del bosque, 1939 - PAUL DELVAUX

Se despierta el bosque
en las yemas de la noche
sobre los insomnes labios
que esperan la floración
de la carne fugaz
en las aristas rotas
del último crepúsculo.

Se deshoja la vida
entre el polimorfo sudario
de la morada hojarasca
con aromas de azahar
y los brotes de una metáfora
que supura entre las heridas
de esta puesta de sol.

Se despierta el bosque
sobre la línea abscisa
de una voz siempre furtiva
que se alza en la vigilia,
como una quimera,
entre el denso infierno
y el desnudo paraíso.

Se desflora la muerte
como una mariposa de aire
con finas alas de cera
en el temblor del útero ardiente
y el suave rumor de la savia
lubrica las entrañas
de este secreto lenguaje.