“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 15 de septiembre de 2008

Como Lady Godiva

Lady Godiva, 1897 - JOHN COLLIER


De nuevo me encuentro
limando los barrotes de mi alma,
agarrando el péndulo de mi vida
desde el hechizo del severo insomnio
hasta el abismo de las auroras infinitas.

Vengo del naciente
como una frágil amapola
atravesada por una saeta de luz fría,
como una tierna azucena de hielo
florecida en la piel de un cuchillo,
y me siento un fugitivo en mi destierro,
allá en lo alto del hueco
frío y húmedo de la cordillera,
sin alcanzar jamás la cumbre dorada.

Regreso al poniente
desprovisto de máscara,
a corazón abierto,
y abrumado por el canto
de un coro de mirlos,
y me encierro en el invernadero
donde cultivo cada noche
las delicadas orquídeas
que mueren siempre
en el albor del nuevo día,
sumergido en el crepúsculo
de las negras luces y sombras
que se alumbran dentro de mi mirada,
y apareces tú
en el bosque de mi vigilia,
pura, virginal, transparente,
como Lady Godiva,
cabalgando en el vértigo de mi garganta.