“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 23 de mayo de 2008

Aire

Aire, 1999 - MUÑOZCOLOMA

Las mariposas del amanecer
vuelan en un triángulo amarillo,
que se embelesa con el eco del viento,
regidor del destino de las Sílfides
al llegar el equinoccio de Primavera.
Allí donde crecen las acacias
y los olmos dan sombra
a este ritual lávico de ideas y palabras.
Allí donde planea el éter del aliento húmedo

 en un océano sumergido en campanas de cristal,
donde se guarda el hechizo de las Hadas
bajo un cielo siempre estrellado.
La mariposas vuelan siempre al alba

sobre las aristas de un tornado,
que juega con la célula de un arco iris de plata
en mi etérea memoria.