“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

domingo, 19 de julio de 2009

Flores en mi piel


Primavera, 1573 - GIUSEPPE ARCIMBOLDO

Sólo queda la desolación,
el aire ha desaparecido
en el paisaje en ruinas
que invade este amanecer
las colinas de mi alma.

No encuentro el modo
de despojarme de este lastre,
que me hunde con fuerza
y me ahoga en la soledad
del profundo abismo.

Siento hastío de ver
la misma puesta de sol
cuando muere la tarde
en el precipicio de sombras
de una mirada vacía.

Estoy agotado para entender
que después de cada noche,
aunque sea larga y oscura,
siempre retorna la esperanza
cuando llega el nuevo el día.

Hoy no vuelan alondras
ni luciérnagas sobre mi cama,
sólo se arrastra el áspid de la duda
entre las devastadas grietas
de mi estéril razón.

Fluye un río de melancolía
por el cauce de la piel,
que es un bosque de penumbras
en el horizonte húmedo
anclado en las lentes del tiempo

Y de repente cae la lluvia
en medio de la tristeza,
y fecunda la semilla
de la primavera infinita
rebrotando flores en mi piel.