“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

domingo, 28 de febrero de 2010

Haiku entre las olas

Entre las olas, 2001 - SOLEDAD FERNÁNDEZ

Cuando te alejas
me ahogo entre las olas
de nuestro océano.

sábado, 27 de febrero de 2010

Resplandor del verbo

L’uomo vitruviano (detalle), 1490 – LEONARDO DA VINCI

“Porque soy hombre
y cada hombre debe inventar su camino”

JEAN PAUL SARTRE

Si fuésemos luces de estrellas
en la oscuridad de la noche,
si cada uno de los silencios
que avivamos en nuestra razón
se hicieran resplandor del verbo
para romper las cadenas que nos atan,
si fuéramos capaces de comprender
que entre el todo y la nada
sólo nos encontramos nosotros,
entenderíamos que es en nuestras manos
donde germina la plena libertad
aunque ésta siempre sea efímera.

viernes, 26 de febrero de 2010

Las noches sin ti


A sunflower crown, 2005 - VICTOR WANG

Las noches sin ti
son demasiado frías,
sólo destilan el calor
de sueños embriagados
en ginebra y aguardiente.
Son una amalgama de silencio y soledad,
que golpea con fuerza
contra las paredes de la garganta.

Las noches sin ti
huelen a ceniza y azufre
que me quema las entrañas.
Son un oscuro laberinto donde naufraga la piel
cuando cruza la madrugada,
quebrándoseme la voz
en el suspiro de una crisálida de fuego
que anida en la memoria.

jueves, 25 de febrero de 2010

Entre una sementera de versos

El jinete de la muerte, 1935 – SALVADOR DALÍ

Las palomas blancas se volvieron ortigas
y entre los trinos de la inquina
enmudecieron los ruiseñores,
sobre la tierra sedienta
quebraron sus finas raíces
los alargados girasoles
a la luz de un ciego amanecer
que muda los jardines de mariposas
en deshabitados cuerpos.

Tantos se han ido quedado
en el camino a lo largo del tiempo,
deshojando sus propios ideales
en la soledad de la noche
sin lograr ver el nuevo día,
asesinados en improvisados paredones
o en cualquier cuneta infame,
pudriéndoseles la vida en cárceles
entre una sementera de versos
que nunca llegaron a florecer.

Nada ha sido tan funesto
como la infinita maldad del ser humano
contra sus propios semejantes
cuando desata la represión y la guerra,
excretando el resentimiento y la injusticia
que revienta heridas mal cerradas
por las que afloran las vísceras
y se transforman en pústulas
del aliento, de la carne
y de la ardiente memoria.

miércoles, 24 de febrero de 2010

En el vacío de mis manos

Eclipse, 2001 - MARÍA AMARAL

El nuevo día se alumbra cadáver
en los posos de mi memoria,
y el futuro no tiene sentido
si se eclipsa el sol al borde de tus labios.

Esta luna adolescente
sólo deja ya una estela de luz ácida
en el vacío de mis manos.

martes, 23 de febrero de 2010

Mirando hacia adentro

Study from the human body, 1949 – FRANCIS BACON

“Es que quiero sacar
de ti tu mejor tú.
Ese que no te viste y que yo veo”

PEDRO SALINAS


Cuando se diluye el recuerdo
y en los espejos
habita el feroz olvido,
cuando vivo desterrado
sin rumbo cierto
en mi propio cuerpo,
cuando abro los labios
para cantar al mundo
y se me pudren los versos,
cuando mis sueños
se pierden entre el vacío
y sólo dibujan trazos ciegos,
cuando cierro los ojos
y nunca me encuentro
aunque mire hacia adentro,
entonces me siento solo,
solo, demasiado solo,
a solas entre tantos muertos.

lunes, 22 de febrero de 2010

La raíz de una lágrima

Las lágrimas de San Pedro (detalle), 1587/96 – EL GRECO


La raíz de una lágrima
nace en el vértice del viento,
cuando el tiempo se detiene
y se abre de par en par
el vientre del verbo.

Brota en las glándulas
del penetrante silencio,
donde crecen los nervios
y las células vírgenes
de remotas palabras.

Emerge de la nada
y busca la epidermis
asomándose al vértigo
de una mirada efímera
que sin luz agoniza.

domingo, 21 de febrero de 2010

La humedad de un haiku

Sauce llorón y estanque de nenúfares, 1919 - CLAUDE MONET

Es tu humedad
simiente de mi tierra
para crecer.

sábado, 20 de febrero de 2010

Se despierta el bosque


El despertar del bosque, 1939 - PAUL DELVAUX

Se despierta el bosque
en las yemas de la noche
sobre los insomnes labios
que esperan la floración
de la carne fugaz
en las aristas rotas
del último crepúsculo.

Se deshoja la vida
entre el polimorfo sudario
de la morada hojarasca
con aromas de azahar
y los brotes de una metáfora
que supura entre las heridas
de esta puesta de sol.

Se despierta el bosque
sobre la línea abscisa
de una voz siempre furtiva
que se alza en la vigilia,
como una quimera,
entre el denso infierno
y el desnudo paraíso.

Se desflora la muerte
como una mariposa de aire
con finas alas de cera
en el temblor del útero ardiente
y el suave rumor de la savia
lubrica las entrañas
de este secreto lenguaje.

viernes, 19 de febrero de 2010

En el vientre de tu fragua

Tinecheide, 1965 – CÉSAR MANRIQUE

“Libre te quiero,
como arroyo que brinca
de peña en peña”

AGUSTÍN GARCÍA CALVO

Quisiera ser lava,
que te recorriera la piel
y ahogarme dentro
para fundirme en tu magma
y, cuando de nuevo
tras los cristales
de esta ventana
asome el alba,
despertarme sereno
de este plácido sueño
y ver que sigo dentro de ti,
en el vientre de tu fragua,
y después cerrar mis ojos
para volver a ser arroyo
que mane de tu roca
y volver a ser
tu agua.

jueves, 18 de febrero de 2010

Siempre te llevaré dentro


Dalí de espaldas pintando a Gala

de espaldas eternizada por seis córneas virtuales
provisionalmente reflejadas en seis verdaderos espejos,

1972 / 73 - SALVADOR DALÍ

Tu cuerpo respira en mi aliento
Te llevo sostenida en mis manos
como un barco a su puerto.
Te veo sobre la arena de mi playa
en completo silencio,
como si no hubiera más palabras
y ya no existiese el tiempo.

Entre mis sueños
te diviso pura y transparente,
como una gota de lluvia clara
que cayera lentamente por tus senos.
Mis ojos se vuelven campos de escarchas
que se fraguan en tus ardientes labios,
mientras en tu vientre florecen los cerezos.

Ahora que esta orilla
no separará jamás nuestro océano
y tu cuerpo es ya mi propio cuerpo,
ahora que estás entre mis brazos
y asida con fuerza a mis sueños,
es cuando consigo dejarte libre
porque siempre te llevaré dentro.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Como un relámpago


El pájaro relámpago cegado por el fuego de la luna, 1955 - JOAN MIRÓ


Es el yugo de esta espesa umbría,
que se me adentra en la médula
y hunde sus cuchillos
en el corazón enamorado de las azucenas.
Son los húmedos labios de la noche,
que se asoman impunes al vértigo del paraíso
sin encontrar más surcos que la propia carne.
Es la sangre de las amapolas
la que mana sin cesar desde la brecha abierta,
como un relámpago en las espinas de la mañana.

martes, 16 de febrero de 2010

Seré viento


Flora and Zephyr, 1875 – WILLIAM ADOLPHE BOUGUEREAU

Seré viento
sobre cada poro
de tu piel 
brisa del océano
que rocíe tus labios
al amanecer.

Seré férvido céfiro
en la primavera
de tu vientre
y húmedo alisio
en tu desnudo torso
cada anochecer.

lunes, 15 de febrero de 2010

Buscando la radiante luz


El reino de las luces, 1954 – RENÉ MAGRITTE


Giramos en la órbita sin principio ni final
que marca la eternidad de todos los tiempos,
hilvanando un mosaico que nos haga comprender
la arquitectura del universo.

Sólo en nuestras manos
arranca la justa medida o el nervio certero
para subir la senda del sol y de la luna,
buscando la radiante luz
del día y de la noche.

Somos mazo y cincel,
incienso, granada y olivo,
trigo y vino en la piel.
Somos agua y sal
en cáliz de oro y plata
sobre el altar perenne
de las estrellas del firmamento.

En las cavidades de nuestros ojos
nacen mansos corderos y serpientes de acero
que reptan con sigilo sobre las columnas firmes
de nuestro verdadero templo.

Trazamos el camino
sobre los ángulos del futuro
con las herramientas que en sus brazos
sostienen la fiel espada que separa la carne del sello
en la piedra donde crece la rosa.

domingo, 14 de febrero de 2010

La fuente de mi haiku


El baño de Diana o La Fuente, 1869/70 - CAMILLE COROT

Así, desnuda,
eres la única fuente
de mi desierto.

sábado, 13 de febrero de 2010

Por el dorso de mi cuerpo

Self-portrait, 1972 – FRANCIS BACON

He caminado tanto tiempo
por el dorso de mi cuerpo
que sólo percibo en este momento
la sombra desnuda de la duda
fundiéndose sobre una estela
de pensamiento que agoniza
dentro de mi propio cuerpo.

viernes, 12 de febrero de 2010

Espero el alba para volver a soñar


El sueño acercándose, 1926 - SALVADOR DALI

Siento el peso de tu piel
como se incrusta y surca la tierra
tras cada uno de tus pasos,
intentando dejar huella indeleble
en los caminos que trazan el futuro
sobre las líneas del pasado y, así,
vivir sólo el presente sin más.
Siento mis ávidas manos
sobre la brisa de tu cintura
abrazando tu cuerpo junto al mío,
acariciando cada uno de los centímetros
de tu anhelada piel, haciendo realidad
el sueño en el que cada noche
espero el alba para volver a soñar.

jueves, 11 de febrero de 2010

Atrapado en mi propia piel

Study for portrait of John Edwards, 1987 – FRANCIS BACON

Aislado en mi propio exilio,
en una tierra que se vuelve estéril
y con la retina ya hendida
por la penumbra perenne,
abandonado por los espejos
que se ciegan en la noche
y se alumbran en el nuevo día
fecundando así la vida,
entre los miles de muertos
que llevo exilados dentro,
me siento un apátrida
atrapado en mi misma piel.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Cuando Rubinstein interpreta a Chopin

Music I, 1895 - GUSTAV KLIMT

Los pétalos de los girasoles
están resignados a morir de amor
cuando Rubinstein interpreta a Chopin
al llegar cada puesta de sol.

También los lirios azules
terminan estremeciéndose de frío
si se descubre el crepúsculo
y en sus entrañas se abre el vacío.

Sólo las nevadas magnolias
saben esperar ese instante preciso
que, aunque siempre es efímero,
late en el ardor de la memoria.

martes, 9 de febrero de 2010

No soy más que lo que soy

Man in Blue I, 1954 - FRANCIS BACON

No soy más que lo que soy,
tan solo una sombra difusa
condenada a vagar en soledad
entre la multitud de sombras
que vagan camino del exilio.

Mi piel quedó atrás,
mudada en los espejos
donde se abre la nada,
donde la luz de la aurora
sólo es un soplo de cenizas.

El exilio siempre será hostil
sin la luz de las estrellas
derritiéndose en las manos
de una joven y tierna amante
con labios y pechos de luna llena.

En mi interior todo es oscuro,
de las cuencas de mis ojos
emergen luces muertas
que paren silencios estériles
en el vientre del océano.

No soy más que lo que soy,
un simple hombre desnudo,
empeñado en ser poeta,
que se deja el corazón
en las trincheras de la noche.

lunes, 8 de febrero de 2010

Me busco en la oscuridad

Campesino quemando malezas, 1883 - VINCENT VAN GOGH

Me busco en la oscuridad
fundido en las sombras,
con la mirada cómplice
y los labios enamorados,
anhelando la serena lluvia
para que convierta en fértil
esta obscena maleza.

Me busco en la luz del fuego,
que destella entre la negrura
de la sempiterna noche,
cuando se apilan las lágrimas
y se nublan las imágenes
que se labran en la memoria
entre los surcos de la libertad.

domingo, 7 de febrero de 2010

Muerte en un haiku

Wine and Words, 2004 - ALAN FELTUS

Sólo en la muerte
se encuentran los silencios
de mi lenguaje.

sábado, 6 de febrero de 2010

Sólo soy un holocausto


Viejo desnudo al sol, 1871 - MARIANO FORTUNY

Sólo soy un holocausto
en tu matriz desnuda.

Basta un solo recuerdo
latiendo en mi ardiente memoria,
para abandonarme a tu suerte
y dejarme inmolar sin piedad
en la pira del olvido.

viernes, 5 de febrero de 2010

Tiembla la rosa

Hot house flower, 2007- TRISHA LAMBI

Tiembla la rosa
entre mis manos
cuando la mar se hace verde jardín
en tu ardiente mirada.

Tiembla la rosa
en tu vientre desnudo
y engendra en mí las espinas
que desangran tu rostro ausente.

jueves, 4 de febrero de 2010

En el espejo de tu cara

La Mariée, 2006 - FRANCINE VAN HOVE

Sé que la luz volverá
a alumbrar mi rostro
en el espejo de tu cara,
sé que la noche regresará
para ser limpia mañana
en las líneas de mis manos,
sé que tu mirada desnudará
mis silencios y mis palabras.

miércoles, 3 de febrero de 2010

En fracciones de olvido


El hombre de la calle, 1940 - PAUL DELVAUX

Te he buscado
en los límites del tiempo,
donde los relojes no marcan las horas
mas que al amanecer,
donde los gallos cantan siempre a deshoras
y la luna no acaba de nacer.

Te he buscado
más allá del silencio,
donde las palabras sólo son voces
que se fraguan de noche
en medio de la soledad
de un sol decadente que tirita de frío.

Te he buscado
en mi propia muerte
donde habita desnuda
tu ausencia a flor de piel.
Te he buscado tantas veces
en los límites del tiempo
que he vivido siempre
en fracciones de olvido.