“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

domingo, 4 de mayo de 2008

Sólo la inmolación queda

El gran paranoico, 1936 - Dalí


Nada queda del destino

en el jardín medular
donde guardo el árbol de la vida.
Nada, ni una neurona abandonada
capaz de generar otro cataclismo
en este efímero Jekyll y Hyde
que me he convertido.

El inframundo que habito
es un tormento,
un destructor artefacto
del arquetipo de mi existencia.
Mi sueño ha tocado fondo.
Ahora sólo es una paradoja,
un ser o no ser de ira
en esta mandala,
que se derrama en el vaso
de mi abismo.

Nada queda del destino
en el largo crepúsculo
de este ciclo de decadencia,
ni estandartes pretéritos,
ni armados escudos,
ni metáforas, ni símbolos,
ni salmos, ni evangelios.

Sólo la inmolación queda.