“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 3 de junio de 2010

En mi memoria y en mi corazón

El adiós III, 1980 - EMILIO BONET CASANOVA

No sentiré más tu nombre
en el eco de las caracolas
cuando se adentra la oscuridad
y el primer destello de luz
te alumbra sobre mi horizonte.

No volverán a florecer los cerezos
que un día planté en el jardín
de mi alma siempre agitada
para dejar de pensar en ti
y poder acariciar día a día
tu piel con mis abrazos.

Si tú te vas
se fundirán mis versos,
se derretirán mis alas,
seré un Ícaro deshabitado,
Ulises sin bandera
en el éxodo de mi propia patria.

Si ya no estás
cuando te sueñen mis sueños
al ver salir la luna llena
no habrán más noches radiantes,
ni anheladas ausencias
ni futuros recuerdos
y al fin de desnuda soledad
morirán todas las palabras.

Nada tendrá sentido,
ni tan siquiera el silencio
en nuestra Ítaca soñada,
o acaso dime tú
cómo tendré que hacer
para hallarte en cada anochecer
porque si sé que tú no estás,
cuando suelto el cabo
de este noray de viento,
al emprender otra jornada
un instante no es ya un instante
sino la eternidad atorada
en las feroces entrañas del tiempo.

Si tú te vas
el colibrí volará de la rama
y ya no se posará jamás
en otros nuevos labios,
agonizante caerá en un mar
preñado de cenizas y escarchas
y yo erraré, sin rumbo, desolado,
como una fumarola gris en el viento.

Si tú te vas, si no estás,
nada tendrá ya sentido
para continuar escribiendo ad infinitum
ni para esperar a ver crecer los girasoles
entre los campos de lirios azules
que, como a ti, llevo tatuados
en mi memoria y en mi corazón.