“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 8 de mayo de 2008

Fraguando simientes de barro

Vesuvius in Eruption, 1817 - Turner



Desde este acantilado,

contemplo un sinfín de bordados de arcilla
que se estremecen como una colada
de lava incandescente dentro de mi cuerpo.
Una suerte de rocas basálticas, fecundas e inalterables,
germinan como un óvulo en este edén
donde crecen las ortigas de hojas de terciopelo,
que trepan hasta los cráteres llenos de espirales de colores.
Una letanía de osarios
emerge de las raíces de los volcanes,
que habitan en el silencio de las colmenas de mi boca.
Las ideas se desaman afónicas
en la fría culata de un revólver vacío,
sembrando palabras que cosechan nombres poliédricos,
sin parir melancolía, sin engendrar ausencia,
sin forjar soledades, sin generar olvido,
sólo fraguando simientes de barro
para el próximo futuro.