“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

domingo, 29 de marzo de 2009

¡Qué suerte es pensarla!

Armonía en azul, 1906 - LUCIEN LÉVY DHURMER

Al Maestro Roberto Esmoris Lara
por ser la fuente de inspiración de este poema
al regalarme los cinco últimos versos.

Llueve en este marzo
recién nacido primavera
y los campos tiñen
la sedienta tierra 
por el verde de la hierba.

Acecha la melancolía
detrás de los cristales
y el silencio golpea
cada gota de sangre
que corre por mis venas.

Llueve y los recuerdos
que aún no han emergido
del lejano olvido
sólo son una estela
en mi memoria.

Arde la primavera
en medio del aguacero
y de las frías tormentas
en las noches negras
de girasoles en la nieve.

Llueve afuera
y mi cuerpo se incendia,
llueve adentro
sin más agua que mi sed
y mi alma se quema.

Y yo pensé en ella…
¡Qué suerte es pensarla!
La vida, inexorablemente,
no tiene otro sentido,
haya sol o llueva