“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 26 de junio de 2014

El rastro del silencio


Leda Nova, TOMASZ RUT


acaso fuiste Leda
y yo cisne
entre tus manos

busqué tu nombre
entre los jirones
de mi piel

navegué tu sangre
con los surcos
de mis labios

penetré al fondo
de tu vientre
en busca de la luz

pero solo encontré
un vacío inmenso

y el rastro del silencio
entre tanta ausencia

miércoles, 28 de mayo de 2014

Un simple latido


Relojes blandos, 1933 - SALVADOR DALÍ

Los secretos casi siempre
se guardan en el corazón
bajo siete llaves.
Hay secretos que sólo
pueden enhebrarse a solas
en el agujero de la noche,
cuando se paran en seco
las manecillas de los relojes,
cuando los ojos se clavan
en el cristal de la ventana,
y la memoria naufraga
entre un carrillón de imágenes
que nunca llegan a ver la luz.
Hay secretos inconfesables,
que a pesar de ser sombras
son mucho más feroces
que la propia muerte.
Sé que aunque le esté ganando
la batalla al tiempo,
cada día es tiempo de recomenzar.
Sé que todos los relojes
marcan las horas a destiempo.
Sé que cada instante
es un simple latido
y  en cada latido
me juego la eternidad.

domingo, 11 de mayo de 2014

Petróleo en un haiku

Skin Deep - JEREMY ENECIO


Tanto petróleo
bañando nuestras costas
nos contamina.

martes, 15 de abril de 2014

Ráfaga de esperanza



























Between the lights - GRAHAM DEAN

La luz nace
donde la oscuridad muere,
como se evapora la vida
cuando acecha la muerte
alrededor.
La luz se forja,
lentamente,
entre las sombras,
cuando se abren
de par en par
al nuevo día.
La luz,
como la palabra,
siempre aguarda
en silencio,
latiendo
en el corazón de la noche.
Entre la nada y el todo,
entre la luz y lo oscuro,
sólo existe
una ráfaga de esperanza
para comprender
un tiempo impreciso.

miércoles, 9 de abril de 2014

Siempre hay un silencio

















La noche del silencio, 2010 - CARLOS MATALLANA

Siempre hay un silencio
que desgarra las horas
de la noche.
Es el mismo silencio
que estalla al alba
entre nuestros labios.
Siempre hay un silencio
que nos aproxima al vacío
de la última palabra.
Es el mismo silencio
que nos cala el cuerpo
hasta desangrarnos.

jueves, 13 de marzo de 2014

Para armar el poema


Poema, 1968 – JOAN MIRÓ

Hay luces que destellan en la noche
como los faros de la isla.
Encienden todas las sombras,
aunque en nuestros corazones
continúe cayendo ese aguacero
que va arrastrando el lenguaje
hasta lo más profundo del silencio.
Son las palabras las que navegan
por debajo de la piel,
sorteando los muros de la noche
que se hacen contrafuertes de la memoria,
y vuelven a aflorar, una y otra vez,
entre los diques de la ausencia
para armar el poema.