“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 28 de abril de 2011

Cáliz inmaduro

Reverso del Díptico de San Juan y la Verónica, 1483 – HANS MEMLING

Sólo queda un rastro
azul de mar oxidado
en el cáliz inmaduro
de tu cuerpo desnudo
y bebo, sorbo a sobo,
con extrema lentitud,
los rescoldos de luz
que surten
bajo
la piel
del olvido.

martes, 26 de abril de 2011

Pétalo roto

Beauty amid rose petals, 1901 - LOUIS MARIE DE SCHRYVER

Te sueño en la noche
y siento tu cuerpo desnudo,
abrazado junto al mío,
deslizándose a la deriva
después del naufragio
en medio del océano.

Me siento frágil así,
en silencio,
como un pétalo roto
muerto de soledad
volando al viento.

domingo, 24 de abril de 2011

Memoria de haiku

Song of memory, 2009 - STEVEN KENNY

No habrá silencios
ni más palabras rotas,
sólo memoria.

jueves, 21 de abril de 2011

Ocaso

Balada de la ilusión en el ocaso, 1967 – LUIS MANUEL PASTOR

La luz ciega en la noche
al adentrarnos en el laberinto
de los espejos olvidados.

La luz hiere y llaga la piel
y ahuyenta el soplo del viento
cuando llega el alba.

Sólo el implacable tiempo
nos conduce sin remedio
al definitivo ocaso.

domingo, 17 de abril de 2011

Haiku en plenilunio

Lustradores de lunas llenas - GABRIEL SAINZ

Arden luciérnagas
en la piel de la noche.
Es plenilunio.

jueves, 14 de abril de 2011

Busco la tierra prometida


Portrait of Dr. Hugo Koller, 1918 – EGON SCHIELE

Cruzo el océano de la noche
en busca de un nuevo amanecer,
donde ya no existan más quimeras.

Busco la luz de un nuevo día,
donde la palabra sea horizonte
de un lenguaje desnudo y nuevo
que deje de ser soledad y silencio.

Busco la tierra prometida,
donde mis versos sean el maná
y logren ser luz de la realidad.

martes, 12 de abril de 2011

El espectáculo de otra primavera


Allegro Vivace - La Première Nuit du Printemps, 1981 - JOAN MIRÓ

He emergido desde interior del océano
para dejar huella en esta arena.
He llevado durante tan largo tiempo
el peso del infinito tiempo a cuestas
que me he ido convirtiendo en una sombra muerta.

En mi memoria habita todavía
el rumor de la mar en calma
curtiendo la piel de la barca
y el eterno recuerdo de las gaviotas
en aquellas lejanas playas de Grecia.

Hoy camino tierra adentro,
trepanando la razón y mi propio cuerpo,
buscando un nuevo horizonte
donde las negras cenizas
vuelvan a ser lava de fuego.

Ya han florecido los tajinastes azules
en los caminos y senderos de la caldera,
los llanos se llenan de magarzas amapolas,
los almendros recorren las terrazas
y las escarpadas laderas.

En mi voz germina la palabra.
Después de tantas noches de invierno,
cuajadas de silencio,
por fin vuelve a manar en los ojos y en la sangre
el espectáculo de otra primavera.

domingo, 10 de abril de 2011

Haiku herido

2 Heridas, 2008 – ARTURO PICAZARRI

Hiere la aurora
y sangran amapolas
bajo la piel.

jueves, 7 de abril de 2011

Versos de cera

El Soplón, 1572 – EL GRECO

Continúan muriendo fonemas
entre sílabas mudas,
y naciendo violentas palabras
que se clavan en mi carne
como un frío cuchillo.

Arden entre mis manos
estos versos de cera,
derretidos en dolor y llanto
porque jamás serán luz
de otro poema.

lunes, 4 de abril de 2011

La última puesta de sol - A José Luis Zúñiga

Sembrador a la Puesta de Sol, 1888 – VINCENT VAN GOGH

“Ante tu pecho erguido no hay ocaso,
amanece sin pausa un nuevo día”

JOSÉ LUIS ZÚÑIGA

Nos quema el tiempo
y muere solitario el verbo
en los labios antes de nacer,
apareciendo libre y desnudo
con la primera luz del alba.

Es la ausencia de palabras
recorriéndonos la piel
y dejando un rastro de sangre
de enardecidas amapolas
suspendido en nuestro aliento.

Son las espinas de la noche
haciendo surcos en las manos
para arar el campo yermo
y aflorar a nuestros ojos
la hierba del recuerdo.

Nos abrasa el silencio
en la última puesta de sol
y, aunque no hallamos palabras,
armamos las alas de cera
para emprender el vuelo.

domingo, 3 de abril de 2011

Llanto de un haiku

La gran ola de Kanagawa, 1833 - KATSUSHIKA HOKUSAI

Llora el cerezo
bajo la destrucción
que trajo el mar.