“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 7 de abril de 2011

Versos de cera

El Soplón, 1572 – EL GRECO

Continúan muriendo fonemas
entre sílabas mudas,
y naciendo violentas palabras
que se clavan en mi carne
como un frío cuchillo.

Arden entre mis manos
estos versos de cera,
derretidos en dolor y llanto
porque jamás serán luz
de otro poema.

9 comentarios:

  1. Noray, cundo el dolor se presenta, derrite hasta los versos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Lo peor que le pueden pasar a los versos: no llegar a ser luz. Tu poema duele.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. lástima,
    aguardo que amanezcan tus palabras...
    como merecen las primaveras...
    se que en algún lugar las guardas.
    No hagas que sea larga la espera.

    Yo te ofrezco las gracias,
    que florecen aqui a tu vera.

    ResponderEliminar
  4. Tus palabras son un soplo
    de la luz que llevas
    dentro y que hay para
    muchos poemas.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  5. Desatad el hielo circunda, desde Su nueva morada OS contempla, justo esperando sonriais, y lleneis el vaso de primavera. Courage!

    ResponderEliminar
  6. emmmmmmmm [guiño el ojo] todo estado de ánimo es buen verso sí se versa.

    buen abril!

    ResponderEliminar
  7. Duele leerte ultimamente... ya sabes que yo no se comentar con letras sensuales ni poeticas...
    Pero solo quiero seguir leyendo mas de tus versos... que ellos vean la luz siempre y tú tambien que eres su creador!!!
    Besos muchos a tu alma desde la mia, siempre!!!

    ResponderEliminar
  8. Gracias Noray, conozco el sonido del dolor es el sonido hueco del alma. No me asusta tu dolor, me perdería más en tú sufrimiento, pero el dolor no es eterno. Cuando salga escucha
    I see you live on Love Street
    Ther´s the store were the creatures meet
    Iwonder what they do in there
    Sumer Sunday and a year
    I guess i like it fine so far

    ResponderEliminar
  9. Fonemas de cera... palabras que se extinguen...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.