“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 22 de febrero de 2010

La raíz de una lágrima

Las lágrimas de San Pedro (detalle), 1587/96 – EL GRECO


La raíz de una lágrima
nace en el vértice del viento,
cuando el tiempo se detiene
y se abre de par en par
el vientre del verbo.

Brota en las glándulas
del penetrante silencio,
donde crecen los nervios
y las células vírgenes
de remotas palabras.

Emerge de la nada
y busca la epidermis
asomándose al vértigo
de una mirada efímera
que sin luz agoniza.