“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 28 de julio de 2009

Este suave trino


Family of birds, 2000 - OCTAVIO OCAMPO

En el aire se dibujan los labios
que besan las sombras de la noche
y las devoran como un embudo,
por el que se me escapa la vida
en el momento preciso de abrir los ojos,
fragmentando la mirada en mil pedazos
hasta cegar el incierto futuro
con un dolor profundo y mineral.

Amanece, un rumor de tierra
húmeda me recorre el cuerpo,
un pequeño gorrión trina en la ventana
para liberarme del secreto del sueño,
toda la luz del día que comienza
está reflejada en este suave trino,
y mi desazón nocturna se disipa
en apenas una décima de segundo.

De nuevo regreso a mi sueño,
aunque ahora ya esté despierto,
y entra la brisa fresca del jardín
hasta enjuagar mi cara ardienteº
y recorrer cada centímetro de mi piel
dejando una inmensa estela de ausencia
sobre los primeros rayos de sol
que incendian mi memoria.