“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 26 de abril de 2011

Pétalo roto

Beauty amid rose petals, 1901 - LOUIS MARIE DE SCHRYVER

Te sueño en la noche
y siento tu cuerpo desnudo,
abrazado junto al mío,
deslizándose a la deriva
después del naufragio
en medio del océano.

Me siento frágil así,
en silencio,
como un pétalo roto
muerto de soledad
volando al viento.

12 comentarios:

  1. Como siempre, un poema lleno de sensibilidad y melodía. Bellísimo!!!

    Un beso, querido Noray.

    ResponderEliminar
  2. se me erizó la piel!

    es de una belleza absoluta, tu verbo nada tiene de ausencias

    un abrazo pa'ti fuerte

    ResponderEliminar
  3. Preciosos versos cargados de buen gusto y sensibilidad.
    Seguro que ella te sueña también.
    Cuando hay un verso soñador, otro responde a su eco.
    Un abrazo Noray

    ResponderEliminar
  4. ay las noches son el lugar a lo impredecible, pero con rumbo fijo: a lo que anhelamos.

    un placer Noray!

    ResponderEliminar
  5. Sorprendes como siempre amigo.



    Un placer visitarte..


    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    ResponderEliminar
  6. Sutil y melancolico. En cualquier caso, bellísimo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Soledad, sensibilidad, amor y poesía.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Sutíl, bello y pleno como un pétalo, pero no roto sinó, completo en si mismo.

    Sigues cultivando palabras, amores y benditas sensibilidades como suspiros, con pérfume de noche de primavera.



    Un abrazo Noray.

    ResponderEliminar
  9. Hay pocas cosas tan frágiles como un pétalo roto ondeando al viento.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  10. Bello y sensible al mismo tiempo...un abrazo de azpeitia

    ResponderEliminar
  11. La mitad, es mucho océano para un pétalo…
    Es precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Bellísima imagen la del pétalo, pero más que bella, eficaz, tremendamente compleja.
    Es un placer este poema, Noray.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.