“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 13 de febrero de 2010

Por el dorso de mi cuerpo

Self-portrait, 1972 – FRANCIS BACON

He caminado tanto tiempo
por el dorso de mi cuerpo
que sólo percibo en este momento
la sombra desnuda de la duda
fundiéndose sobre una estela
de pensamiento que agoniza
dentro de mi propio cuerpo.

11 comentarios:

  1. La duda siempre es buena y si hace agonizar al pensamiento es una bendición.
    He cambiado de luk, ya me dirás si te gusta, una vez me dijiste de cambiarte al negro, recuerdas?
    El gris es otra opción y queda menos duro.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Maravillosas imágenes que saben a la angustia que producen las dudas, y ese vacío que dejan al comerse todo lo que encuentran a su paso.
    EXCELENTE!!!
    Besos,
    Chiqui.-

    ResponderEliminar
  3. Amigo Noray:
    Uno de los mejores que te he leído.

    ResponderEliminar
  4. Se puede sentir la duda retorciendo la entraña; ¡¡impresionante!!

    Un abrazo sin dudas ;-)

    ResponderEliminar
  5. Me digo: ¡vamos a ver qué pasa por Mi Noray! Y me encuentro esto. Cada vez perfumes mejores y en frascos más pequeños, amigo.
    Caminar por tu dorso, para acabar viendo la sombra de la duda, que, al final, agoniza en pensamiento sobre tu cuerpo. ¡Es divino! Y no te preocupes, que si te pones colorao, aquí no se nota.
    ¡Loada sea la duda!, decía Bertoll Brech.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Que dificil es encontrar el reverso de la vida. tú sabes hacerlo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Esa duda, querido Noray, forma siempre parte de nuestro ser, sólo que tu has sabido hacerla poesía, los demás nos conformamos con tratar de aclarar nuestros pensamientos.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  8. Tu propio cuerpo está agonizando de arte, hermoso texto, un abrazo, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Tantas vueltasdoy a mis certezas que acaban en dudas. Eso me ha sugerido tu poema. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. He estat tant de temps
    camí del meu propi cos,
    que ja em se de memòria
    els clots i les ferides
    que jo mateix he anat llaurant
    a la vora del cor.
    Però encara em rossega el dubte,
    de si estimant m’he fet gran,
    o m’ho vaig fer l’instant
    que el bressol dels seus ulls
    em van encisar.
    Es font l’estela
    del seu pas pel meu davant
    i com l’ombra que sóc,
    m’apropo a conèixer-la,
    afegint si cal un nou estrall
    al vell camí
    del meu malgirbat cos.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.