“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 18 de febrero de 2010

Siempre te llevaré dentro


Dalí de espaldas pintando a Gala

de espaldas eternizada por seis córneas virtuales
provisionalmente reflejadas en seis verdaderos espejos,

1972 / 73 - SALVADOR DALÍ

Tu cuerpo respira en mi aliento
Te llevo sostenida en mis manos
como un barco a su puerto.
Te veo sobre la arena de mi playa
en completo silencio,
como si no hubiera más palabras
y ya no existiese el tiempo.

Entre mis sueños
te diviso pura y transparente,
como una gota de lluvia clara
que cayera lentamente por tus senos.
Mis ojos se vuelven campos de escarchas
que se fraguan en tus ardientes labios,
mientras en tu vientre florecen los cerezos.

Ahora que esta orilla
no separará jamás nuestro océano
y tu cuerpo es ya mi propio cuerpo,
ahora que estás entre mis brazos
y asida con fuerza a mis sueños,
es cuando consigo dejarte libre
porque siempre te llevaré dentro.

16 comentarios:

  1. Es de lo más hermoso que he leído ultimamente, sin duda un magnifico poema con una carga sentimiental magistral.

    con ariño, esencia.

    ResponderEliminar
  2. Que plenitud se siente!!
    Siempre, siempre se lleva el ideal tan adentro.
    Estas que desmaterializas, qué energía, rompes y contagias tu fuerza.
    A ella le sobra toda la libertad si está en tus brazos.
    Su libertad eres tù sin duda!!
    No se si irme o quedarme?

    ResponderEliminar
  3. Y en este no hay musica?
    Es el silencio total y reefinitivo?

    ResponderEliminar
  4. Precioso, transmites la esencia de ese sentir, con mucha musicalidad!
    Besos,
    Chiqui.-

    ResponderEliminar
  5. Creo que es un amor de esos verdaderamente puros, intensos ... esos que solo tienen la fuerza de seguir amando aún dejandola libre... Que es una de las mejores maneras de amar... Me hizo acordar un poco al final de la pelicula Shakespeare in love que miré el dia de San Valentín por la TV.
    Bellisimo poema!!!
    Besos llenotes de luz como siempre y cada dia!!!

    ResponderEliminar
  6. Ohhh...qué maravilla !!!
    Me he quedado sin palabras pero llena de estremecimientos...

    Los dos últimos versos son algo MAGISTRAL !!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Bellísimo!!!

    Puede ser ese el verdadero amor...?
    El amor incondicional...
    aunque hará falta tanta generosidad y desapego...
    tan delicado...y tan valiente ese gesto.

    Un abrazo Noray

    ResponderEliminar
  8. Un excelente poema Noray
    pero la última estrofa
    me encanta.

    En la seguridad de que ya
    no se olvidará jamás.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Desde esta orilla poeta me inclino ante tus hermoso versos..

    Excelente..
    la pintura, maravillosa.

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    ResponderEliminar
  10. Precioso poema, especialmente la última estrofa se me ha quedado resonando dentro como un eco en mis entrañas, dentro, muy dentro.

    Besos
    Narci

    ResponderEliminar
  11. Y si no quiere que la dejes libre..
    y si quiere ser eterno silencio que duerma entre tus labios.. si necesita la lluvia infinita como gota de rocío que cae por sus senos despacio.. y si ella.. no quiere desaparecer de entre tus manos.. si quiere ser verso y poema, si quiere anudarse a tus brazos..


    este poema es.. sin duda.. de los más perfectos que escribiste jamás.

    te abrazo Ad Infinitum.

    ResponderEliminar
  12. Hola "Noray", una mujer libre siempre es más bella. Muy hermoso. Sé que ya sabes de la candidatura de mi padre, Miguel Oscar Menassa, cuya obra conoces, al premio Nobel. Si quieres apoyarla, puedes hacerlo tomando el modelo de carta que hay en: http://www.menassacandidatopremionobelliteratura2010.com
    Un abrazo y gracias por tus siempre amables visitas a mi blog.

    ResponderEliminar
  13. Amor, amor... bajo nerudianos cerezos. Te tengo... en libertad. El mensaje es precioso.

    Un beso,
    Laura

    ResponderEliminar
  14. Últimamente he estado reflexionando bastante en torno al tema del silencio y este poema me recuerda la importancia de tan interesante concepto. Preciosas tus palabras!

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.