“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

miércoles, 14 de abril de 2010

Eres silencio encarnado y verde palabra


Sauces al atardecer, 1888 - VINCENT VAN GOGH

Tu boca de tiernos y dorados trigos
se arrulla en mi boca de agrios naranjos
para florecer al amanecer sobre mis labios.
Tus labios siempre carnosos y húmedos
mueren y renacen entre mis brazos.
La luz de tus ojos henchida de primavera
enciende el invierno ceniciento de mi mirada,
cuando nace el sueño y acaba otra jornada,
y tu cuerpo se despoja de la tersa piel
para ser mi cálida piel y eterna mortaja.
Eres silencio encarnado y verde palabra,

oasis florecido y perfume de canela,
fruta ya madura en mi memoria.
Eres mi espesa arboleda, 
mi única y auténtica bandera.
Eres la verdadera estrella 

en la noche de mi isla.

6 comentarios:

  1. aliento siempre virgen y perfume de canela..
    ¡me encanta!

    oasis florecido..

    tú eres fuente constante de poesía y sentimientos.
    qué bonito sería enraizarse a tu cintura
    y echar a volar..

    ResponderEliminar
  2. Fruta ya madura en mi memoria, ¿habrá algo más hermoso y sabroso que la fruta madura lista para su recogida por mano experta?
    Me quedo con ese verso, aunque todos son para enmarcarlos y exponerlos.
    Un beso Noray

    ResponderEliminar
  3. Te miras con ojos pesimistas, duros, pero aún así tus versos son tan maravillosos que siempre los leo y releo con verdadero placer, antes de dejarte mi abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Primavera que se impone al invierno y al frío, verdadera estrella, amanecer y sonrisa en tus versos amigo poeta.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Veo te estás desquitando; poemas en cascada, y buenos.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.