“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 22 de abril de 2010

Nocturno


*Mujer en la noche, 1947 – JEAN FAUTRIER


Cada átomo de mi cuerpo,
convertido en mil candelas
en la quietud de esta oscuridad,
arde en los poros de tu cuerpo
hasta traspasar la piel,
para adentrarme en tus venas
y acariciar por dentro, aquello
que jamás nadie se atrevió a tocar.
No son tus manos de sosiego y pasión,
ni tus labios húmedos lo que yo deseo.
No es tu limpia y transparente mirada,
ni siquiera tus pechos de puro azahar.
No es el fuego de tu sexo ardiente
lo que ansío en mi nocturno abandono,
cuando se rompen los diques del abismo
en mi frágil razón al anochecer.
Lo que anhelo y busco cada día
es detener la rueda del tiempo
de estas desacompasadas horas,
que mueren de infinita soledad
en nuestros relojes de mar y viento.
Lo único que pretendo a cada instante
es ser tu sombra y que seas mi luz al caminar.
Simplemente, amarte lo que dure la eternidad.

*Grabado, firmado a lápiz

16 comentarios:

  1. Muy lindo Noray.
    Con respecto a detener la rueda, pensaba mientras te leía, que aunque suene loco es posible. Después de todo ¿quién marca el tiempo? Lo que para vos puede ser un minuto, para mí puede ser un lustro y para otro tres horas. Eso sí, debería haber una suerte de desconexión medio rara con el mundo, que a su vez traería otros inconvenientes, no asociados al tiempo pero sí a los entornos. En fin, una prolongación de lo que me generó tu poema, precioso, por cierto.

    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. Qué sentimiento tan grande y precioso, Noray... menos mal que lo escribes y describes, creo que si te dejaras estos sentimientos dentro te romperías... me he quedado con un nudo en la garganta y otros tantos en los nudillos...
    Preciosísimo!
    Un abrazo intenso!

    ResponderEliminar
  3. Y es que, cuando el verdadero amor llega, no solo sombra... "piel a piel pegados"

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un nocturno imposible de olvidar. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Aquí llevo un rato, leyendo tu poema y dejándome ir por la música: Llach, Pablo, Chopin... la siento como mía; creo que ya te lo he dicho alguna vez, compartimos el gusto por muchos cantautores.
    El poema: Inmenso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Un nocturno lleno de luz, gracia y belleza.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  7. Si pudieramos detener
    a nuestro antojo el pasar
    del tiempo, nos quedáríamos
    para siempre en ese preciso
    momento, en aquel que pareciera
    que tocásemos cielo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Has convertido en palabras un Nocturno de Chopin.

    Noray, sin desmerecer las dos primeras, la tercera parte del poema es brutal:

    La rueda del tiempo
    La infinita soledad
    Ser tu sombra
    Que sea tu luz
    Amarte en la infinidad de lo eterno.

    Enhorabuena y un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. Lo que anhelo y busco...Un eterno instante enamorado...

    ¡Que se cumplan tus deseos, amigo.!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Es bello, poético, pero el tiempo no se detendrá: ama.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. A veces si… A veces parece que el tiempo se detiene sin antes ni después…
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Amarte lo que dure la eternidad. ¡ Que bello!.
    Y que generoso. Un abrazo poeta.

    ResponderEliminar
  13. me siento frágil entre tus versos..
    me emociono al leerte,
    al imaginar cómo es el momento exacto
    en el que escribes estas palabras.
    es de lo más dulce.. de lo más bonito que has escrito nunca noray.. es.. como si te quebraras al escribirlo.. como si necesitaras encerrar este grito en un silencio..

    amarte lo que dure la eternidad.

    sólo eso.

    eres inmenso noray.
    te abrazo siempre.

    ResponderEliminar
  14. Suspiros y cadencia del relog.
    No quiero tu materia, quiero tu alma.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.