“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 29 de abril de 2010

Herida abierta


L’Homme blessé, 1844/54 - GUSTAVE COURBET

No es profunda la herida,
pero sí es llaga que supura
y sangra sin cesar desde la raíz,
desde la fragua viva del verso
forjado con luz de luna
entre estigmas de silencios,
mientras se despedaza la noche
y los sueños hierven en mis ojos
hasta evaporarse dentro del pecho.

Es una herida abierta,
que deja escaras en la piel
y que se perpetúa con vigor
en los márgenes de la memoria,
allí donde la soledad se desnuda,
donde se encuentra más sola
atrincherada entre palabras y versos,
que al escribirlos terminan desgarrándome
por callar este grito con un silencio.

14 comentarios:

  1. donde la soledad se desnuda
    atrincherada entre palabras y versos..

    sabes noray..
    quisiera ser ese grito silenciado
    para morir con un verso en tu boca.

    ResponderEliminar
  2. Les solicitamos artículos literarios, críticas literarias, reseñas
    literarias, cartas literarias, poemas, relatos breves, cuentos, manifiestos
    literarios, monólogos literarios, diálogos literarios, citas literarias
    comentadas, sentencias o axiomas literarios, literatura oral rescatada,
    documentos literarios antiguos desconocidos o poco conocidos,breves guiones
    de teatro, breves guiones cinematográficos, epitafios
    literarios...creaciones literarias de cualquier tipo, género o subgénero.
    Incorporaremos Secciones, como la literatura infantil, la literatura de
    trerror, la literatura de humor, la literatura rosa, la literatura de
    ciencia ficción, la literatura erótica, la literatura de suspense, la
    literatura histórica, traducciones literarias, etc, etc. Se trata de
    conseguir un *órgano de expresión literario* de todos para todos.
    *¡Consigámoslo
    divulgando al máximo esta idea y participando en ella!*
    G R A C I A S.

    creaturamarmolejo@gmail.com

    http://revistacreatividadyliteratura.wordpress.com

    ResponderEliminar
  3. Noray:
    A veces, las superficiales duelen... pero sigue escribiendo de esta manera.

    ResponderEliminar
  4. Callar el grito, jamás.. No lo dejes retumbar en tu interior, cuando sale es señal de liberación. Y las heridas, empiezan a sanar.

    Cariños!

    ResponderEliminar
  5. Esas heridas que no se cierran son las que nos mantienen vivos, las que nos hacen sentir el dolor del silencio no deseado, las que nos recuerdan lo que perdimos, las que son perpetuas. Las otras; las mortales, cercenan los sentimientos y nos abandonan en la nada.

    Un gran abrazo,

    ResponderEliminar
  6. Qué fragante soledad ha dejado tu cuerpo
    en este anochecer,allí donde el recuerdo duele se abre una profunda herida...que el tiempo se encargará de curar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. LAs heridas dicen que las cierra el tiempo, pero quien nos cura de él?


    Saludos y un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Yo sé también de heridas y cicatrices, de vida, de dolor, y de callar los grrtos con silencio.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Las heridas del corazón
    no se cierran mientras
    haya en él sentimiento.

    Un gran abrazo Noray.

    ResponderEliminar
  10. La herida está abierta, pero comienza a cerrarse lentamente, abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Esas son las peores heridas. Las que provocan los gritos silenciados.
    Es agotador vivir así.

    La soledad se desnuda en los márgenes de la memoria y es allí donde se encuentra más sola... esto es precioso.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  12. Sanan las heridas, cuando son vertidas con la fuerza del sentimiento, en el rio de tu verso.


    Precioso.


    Un abrazo Noray

    ResponderEliminar
  13. heridas de donde emanan las pústulas de toda ácida emoción , de todo terror humano, de todo canto desnudo ,frágil en su propia fragilidad

    besos

    ResponderEliminar
  14. Es el amor,
    el único que puede dañar
    de esa manera
    ... Que más quisiera uno
    estar muerto de sepultura.

    Me supo precioso.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.