“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

domingo, 11 de abril de 2010

Haiku detrás del horizonte

Night sea, 2008 - TRISHA LAMBI

La mar en sombras.
Detrás del horizonte
llorando mi alma.

13 comentarios:

  1. En tiempos libres recorrer mis sitios preferidos es uno de mis pasatiempos preferidos, tu blog como siempre esta estupendo, fantástico, cada entrada nueva es un place poder caminarla. Hoy vengo desde Peregrino de Sabiduría a ver si sabe bien lo nuevo, un abrazo de mucha luz y hasta pronto…

    ResponderEliminar
  2. Es la noche la culpable,
    la mala,
    la aliada de la tristeza.

    ResponderEliminar
  3. Noray, otro Haiku:

    Llorando tu alma
    y sin embargo puede
    ella sonreír.
    Un abraso

    ResponderEliminar
  4. Osados de vosotros que os atreveis ha confeccionar haikus.
    Os admiro, crear belleza en tres versos.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Bonito haiku, y extraña noche de olas...Besos, amigo.

    ResponderEliminar
  6. ¿No son 17 sílabas (5-7-5) la estructura de un Haiku?

    Aún así, me gusta.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  7. No dejes que se aleje
    el alma es el más bello tesoro
    del corazón del hombre

    un abrazo Noray

    la simpleza del este cuadro le da más belleza, buen hallazgo

    ResponderEliminar
  8. Llora el alma...alguna vez, pero pasará, como la brisa, como las nuves...

    Un abrazo Noray

    ResponderEliminar
  9. Que detrás de cada horizonte siempre haya otro horizonte: otra esperanza.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. El horizonte es la propia imaginación tratando de ponerse un límite. Un abrazo Noray.

    ResponderEliminar
  11. Todo el mar en una lágrima.

    Salud poeta.

    ResponderEliminar
  12. La belleza de todo
    un mar dentro de
    un breve poema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. me imagino cómo sería ese momento..
    las manos adentrándose en la arena..
    húmeda y fría tierra que recoge el salitre
    del mar y se empapa de la sal de mis lamentos..
    imagino, el olor de las olas, la espuma rompiendose en la madrugada..
    llegué hasta esa orilla mientras te leía y ahora de algún modo, siento que ya no me quiero marchar.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.