“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 9 de abril de 2010

En el tálamo del olvido


Self Portrait between clock and bed, 1940/42 - EDVARD MUNCH


Te entregaré mi cuerpo,

como ritual de deseo
en la liturgia del amanecer,
cuando las flores del tiempo
broten en los espejos húmedos
de tus delicados labios.
Seré jugoso néctar en tus senos
y perfume de tiernos jazmines
ungiendo cada uno de tus versos.
Cuando llegue el anochecer
seré ofrenda de pasión y gozo
en el tálamo del olvido. 

10 comentarios:

  1. Hay una simetría extraña en la palabra que forma el poema. Y encajan todos los versos de forma sincrónica. El ritmo, debe ser eso, está conseguido.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa entrega en maravillosos versos.
    Besos Noray

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuanta entrega en el tálamo¡...Por cierto...otra cosa no, pero Much...el suelo de la habitación lo tenía requetelimpio...¿has visto lo que brilla?...

    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. en el tálamo comienza...en el hipotálamo se queda

    ResponderEliminar
  5. Poco a poco lo vamos dejando todo medio econdido entre los versos.... Excelente.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Mucha pasión; la necesaria.

    Excelente.

    ResponderEliminar
  7. Delicada pasión en excelente ritmo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Como siempre quedo admirativo del ritmo de tus versos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. A eso se le llama entrega verdadera. Qué pasión, Noray.
    Me voy con una sonrisa y una sensación maravillosa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. No es mala cosa eso de entregar cuerpos propios como rituales de deseo.

    Un fuerte abrazo y que pases un buen fin de semana.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.