“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 30 de marzo de 2010

En el seno de tu silencio


Fertilidad, 1977 – SALVADOR DALÍ


Esta acidez

que llevo dentro
reseca mi vientre
como si fuera un desierto.
Sólo me queda esperar la luz
de un nuevo amanecer
para volver a ser verbo
en el seno de tu silencio.

9 comentarios:

  1. Pero que rebonito escribes siempre !!!

    Se calan dentro y germinan
    siempre tus versos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Utero de vida, de luz... de energía pura.

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá ese silencio tan sonoro esté cargado de vida.
    Ojalá el silencio no muera aunque siga callando.

    ResponderEliminar
  4. Hola!!!

    Estuve visitando tu blog y esta genial, permiteme felicitarte. Sería muy agradable contar con tu blog en mi directorio http://www.xevere.com/ , podría incluirlo gustosamente y completamente gratis. Estoy totalmente convencida que para mis visitas será de mucho interés. Si lo deseas no dudes en escribirme muchos

    Éxitos con tu pagina.

    Un saludo

    Gillian Silva
    gsj_15@yahoo.es

    ResponderEliminar
  5. Un verbo conjugado a pleno. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Eres todo delicadeza escribiendo.
    Ese nuevo amanecer esta en la puerta, desprecinta el día y abre los postigos a la luz.
    Besitos
    Elena

    ResponderEliminar
  7. Los dos últimos versos resumen el misterio de querer buscar la palabra en el centro mismo donde moran las emociones, felicidades.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Una herida que puede tener cura en lo profundo. ¿Qué más profundo que el útero? Auténtico.
    En este tiempo en el que todo es falso, todo mentira, todo sucedáneo vulgar y decandente...

    Besos, por escribir algo tan bello.
    Laura

    ResponderEliminar
  9. reconocer el dolor... esa acidez existencial que nos impulsa hacia la gracia de un nuevo nacimiento esperanzador que aspira a la elocuencia falsa del bienestar

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.