“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

miércoles, 29 de julio de 2009

Habito en el beso de tu piel

El beso, 1822 - THÉODORE GÉRICAULT

Sólo soy un hombre
nacido en la arcilla
de tu vientre nevado
en el sosiego del amanecer,
después de que el temporal
desgarre mi estéril cuerpo
conforme pasa la noche.

Habito en tu sangre 
y en el beso de tu piel
regada con la luz ciega
de la furtiva luna,
y germina en mis sentidos
el secreto de tu voz
y el eco de tu silencio.

8 comentarios:

  1. "Habito en tu sangre
    y en el beso de tu piel"




    Allí donde reside un beso, llega si hace falta, el agua y el cartero!

    Saludos y un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso versos poeta.. somos eso.. un hombre agitando el alma.. en versos..

    Bravo

    Excelente

    Un gusto leerte.
    Saludos fraternos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Siempre me gusta como finalizas los poemas.
    Los elevas y retumban después de ser leídos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Besos difíciles
    de olvidar.
    Un hermoso poema
    con significados
    profundos.
    Como siempre es un placer
    leerte y escuchar
    la estupenda música
    que nos pones.

    Un abrazo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. .. excelente.. me gustó mucho..
    .. un abrazo, poeta..

    ResponderEliminar
  6. Noray, con ese cuadro y esas notas y ese verso se agita un Mundo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Eres además de un delicioso poeta, un creador infatigable. Tu poesía tiene música propia.
    ¡Quisiera un día
    que Dios me concediera
    el tiempo suficiente
    para leer todos los versos
    de los grandes poetas!
    Felicidades y un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  8. Escribes muy bello Noray, que tal por tus islas???? supongo que sigue en pie ir al Café Gijón, claro si no nos toca la Primi o nos cae una teja encima, compartiremos muchos momentos.

    Desde Valladolid, un abrazo

    Rocío

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.