“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 16 de marzo de 2009

Volveré a ser Ícaro

El lamento por Ícaro, 1898 - HERBERT DRAPER


Ahora que agoniza
el crepúsculo
y se escucha el rumor
de los cuatro vientos,

ahora que la lluvia
es un beso desnudo
guardado en la sortija
que llevas en tu dedo,

ahora que mis huesos
han echado raíces
y la médula arde
en racimos de estrellas,

ahora que el hielo
se convierte en fuego
y arrasa el cráter desnudo
de las rojas amapolas,

ahora que el oxígeno
es una suave fragancia
que cae gota a gota
sobre la simiente del océano,

ahora que todas las rocas
se hacen tálamos de arcilla
para hundirnos en la sangre
de los mares y océanos,

ahora volveré a ser Ícaro
para surcar el cielo azul
y aferrándome a mis alas
emprenderé de nuevo el vuelo.

18 comentarios:

  1. Ahora que duelen las resacas
    y cortan como una navaja.
    Ahora que nadie nos saluda
    por los bares de Malasaña,
    que pido auxilio, besos y comida por teléfono,
    que fumo flores y lloro a veces mientras duermo.

    Ahora que tiemblo como un niño abandonado.
    Ahora que viejos amigos nos han traicionado.

    Ahora es el momento de volver a empezar,
    que empiece el carnaval,
    la orgía en el Palacio de Invierno,
    de banderas y besos.

    Se cayeron mis alas y yo no me rendí,

    así que ven aquí,
    brindemos que hoy es siempre todavía,
    que nunca me gustaron las despedidas.


    ismael serrano.

    ResponderEliminar
  2. Preciosísimo! Increible cómo escribes! seguiré entrando en tu blog a leerte. Muchos besos todos para ti.
    Güisy

    ResponderEliminar
  3. siempre hay tiempo para volver a empezar
    siempre hay tiemop para volver a soñar...

    bello , bello !!

    FELIZ LUNES

    ResponderEliminar
  4. Jo, de un poeta a otro poeta y qué poeta le escribe al otro... Qué letras. Ese Ícaro, además de surcar nuevos aires, irá pleno e iluminado con tus sentimientos.

    Un abrazo Noray

    ResponderEliminar
  5. los versos acarician el tiempo para echar raíces...

    saludos fraternos poeta..

    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ahora que se han esfumado las nubes grises de mi puerta... he decidido tambien emprender un nuevo vuelo... quizas con mucha mas fuerza.. la que tu me has dado... con palabras sabias que tome con mis manos despacito para que no se caigan.. para no perderlas!!!
    Mil gracias Noray por tu apoyo!!!
    Estoy de regreso!!!
    Te gradezco y te lleno de luz cielo!!!

    ResponderEliminar
  7. Noray:
    Fantástico final de poema. Me refiero a los dos versos últimos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Como lo haces?? leerte es elevarse.

    gracias por compartirnos.
    cariños.

    ResponderEliminar
  9. y cuando Ícaro adquiere la imagen de Sísifo

    recorrer el arduo camino

    desde el polvo de los huesos

    hasta las ansiadas alas del cielo

    ...

    deliciosa resurrección

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Una y otra vez hasta que ya no se retorne más.
    Icaro, comenzará su viaje de regreso hacia donde nunca debio de haber salido.
    Un abrazo fraternal

    ResponderEliminar
  11. Vuela, vuela siempre. Que nada sujete tus alas.
    Y cuéntanos qué se ve desde allá arriba.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  12. Un poema delicioso, Noray. Toma, yo tengo plumas, hechas de palabras y de ojos que leen las tuyas, y de estar aquí, ahora, cuando ya es de noche, plumas que recogen los sueños. Sirven para hacer alas suaves, capaces de planear por encima de las aristas de la pena. No serán de cera, no se ablandarán con la llama del dolor.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  13. Vuela pues Ícaro,te contemplaremos,

    y cuando alto vaya tu vuelo,

    recogeremos las plumas,

    y te lanzaremos besos,si taciturna

    la tarde que ti nos desprenda...

    besos

    ResponderEliminar
  14. Nos lo confesamos en todos los poemas.
    Volveremos.
    Una y otra vez aunque las alas nos fallen.
    Nadie podrá quitarnos el vuelo entre cada caída.

    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  15. Desde pequeña sentí algo especial por la historia de Ícaro.

    Este poema es una maravilla que, como a Ícaro nos hace volar, en nuestro caso, por el país de la poesía y, por supuesto, nustras alas son fiables.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Me gustó especialmente, José...
    Me sentí Ícaro sobrevolando tus palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Impecable y excelsa obra. El lenguaje es de mucha calidad al igual que las imágenes de tus versos. Te felicito.

    ResponderEliminar
  18. A mí me gustaría ser Ícaro. Un vuelo legendario, una hazaña épica, un momento de gloria. Tocar el sol y luego caer, hacia el abismo, en otro vuelo rápido e indoloro. Al menos cumplió su sueño. Al menos voló. Al menos no se resignó a su triste suerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.