“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

domingo, 15 de marzo de 2009

Cuando muere un poeta

El joven poeta, 1995 - GILBERTO ACEVES-NAVARRO

A José María Pinilla,
en el amanecer de su muerte.

"No lloréis por él,
amanece la noche"

El corazón del tiempo, JOSÉ MARÍA PINILLA


Cuando muere un poeta
se quiebra el lenguaje,
lloran las palabras
y los silencios tiemblan,
mueren estrellas
en el fondo de la noche
y sangra la luna
sobre un lecho de seda.

Cuando muere un poeta
se recoge el mar
y las caracolas se lamentan
de puro dolor
porque con el alma del poeta,
en su firme mano
y en su corazón agotado,
muere la belleza.

Cuando muere un poeta
se abre el abismo,
y el zumbido del vértigo
se escucha en el silencio,
que se vuelve infinito
en los delicados pétalos
de un jacinto adolescente
que comienza a florecer.

20 comentarios:

  1. Que maravilloso homenaje.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Excelente poeta, la eternidad del poeta con la muerte que apenas comienza en versos..

    saludos fraternos

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Noray! mil gracias. Me has emocionado. Tení (y sigo teniendo)la gran suerte de ser amiga de José María Pinilla y me duele mucho su muerte y su forma de irse. Yo he perdido un amigo, pero todos hemos perdido un poeta, aunque nos quedan sus versos.
    Caramba, Noray, la próxima vez que vaya a Las Palmas a ver a mi hijo, te lo diré antes, me encantaría conocerte.

    ResponderEliminar
  4. cuando muere un poeta
    se recoge el mar...

    Un homenaje precioso Noray.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Amigo Jose,
    el poeta nunca muere.
    Muere el torero, en el ruedo,
    muere el toro.
    Quedan siempre las palabras del poeta,
    sus lágrimas marcadas
    sus besos...
    Es la vela que nunca se consume.

    ResponderEliminar
  6. Hola:
    Me he enterado ahora en el blog e Ángeles.
    Se queda mirando el verso la lluvia en primavera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. cada poeta que muere deja 10 nuevos poetas. asi ha de ser mientras nuestros cuerpos sigan envejeciendo.

    ResponderEliminar
  8. Sangrar de la luna en su lecho de seda!

    Exquisito poeta.

    Cuando muere un poeta nace una estrella,

    y de su silencioso brillo rimas cuelgan!

    El luto de la noche es por ellos

    los poetas que nos dejan,que se van a otro

    universo..............................

    .....................besos

    ResponderEliminar
  9. Cuando muere un poeta, morimos un poco todos, porque nos quedamos huérfanos de poemas.

    Pero se queda en nosotros también mientras tengamos sus palabras.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Pero no muere su palabra hecha verso y él sabe eso.
    Gracias amigo por tus comentarios, te dejo un gran abrazo y espero verte por Preludio.
    mj

    ResponderEliminar
  11. Hola Noray, pasaba a saludarte y me llevo estas bellas letras. Seguramente lo alegra este recuerdo y mantenerlo vivo en tu corazon con sus bellos poemas.

    Un abrazo
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  12. muy grande sus palabras amigo.
    su poesia nunca morira.
    un salu2.

    ResponderEliminar
  13. Premonitorio y emocionante:
    "Cuando muere un poeta
    se abre el abismo,"

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Una hermosísima elegía, Noray. Seguro que tus palabras llegan a ese cielo soñado y esperado de la poesía... y aún así:

    "y yo me iré
    y se quedarán los pájaros cantando"

    J.R. Jiménez.

    Siempre habrá poetas que tomarán el relevo.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  15. Cuando muere un poeta nos queda su poesía, nutriéndonos el alma.

    ResponderEliminar
  16. Callado amigo de tantas lejanías, siente
    cómo tu respiración aumenta aún el espacio.
    Dentro del armazón de oscuros campanarios
    deja oír tu sonido. Lo que de ti se nutre

    se fortalecerá con este alimento.
    Entra y sal en la transformación.
    ¿Qué es tu experiencia más doliente?
    Si el beber te es amargo, hazte vino.

    Sé en esta noche de exceso
    fuerza mágica en el cruce de tus sentidos
    y sé el sentido de su extraño encuentro.

    Y si lo terrestre te ha olvidado,
    dile a la tierra callada: me deslizo.
    Dile al agua veloz: soy.

    R. M. Rilke, Los sonetos a Orfeo, XXIX (trad. Esustaquio Barjau y Joan Parra).

    Una amiga acaba de enviarme este soneto por mail y me ha apetecido volver aquí a dejártelo.
    Un beso, Noray.

    ResponderEliminar
  17. Eternos sus versos, florecidos y bien marcados en el tiempo y espacio.
    que bello es leerte!!! no me canso de decirlo, es un lujo poder visitarte.

    besotes.

    ResponderEliminar
  18. Querido poeta
    Cuando muere un poeta, duele el silencio de las palabras no dichas, no escritas, pero siempre queda un aleteo de mariposas alrededor!

    Hermoso y sentido homenaje!
    TE abrazo

    ResponderEliminar
  19. Cuando muere un poeta, un verdadero domador de versos, sin duda es una tragedia irreparable. Pero al menos, nos quedan sus rimas, sus estrofas, su poesía. Eso los hace inmortales en nuestro recuerdo y en el del mundo. Que te vaya bonito, poeta. Tú eres uno de ellos, de los que están muy vivos. Hasta pronto.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.