“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 17 de marzo de 2009

Luz oxidada


La voz de la luz, 1990 – MANUEL RIVERA


Oigo una voz,
que me acuchilla y me desangra
en las aceras de la nada,
sobre las huellas del turbio barro
donde he enterrado todas las palabras.

Y, más adentro,
en la soledad
de la luz oxidada,
arde el silencio
temblando en el vacío.

18 comentarios:

  1. vengo corriendo,
    tapo con mis manos esa voz,
    la guardo dentro de una caracola
    y la lanzo al mar con toda mi fuerza,
    y allí, en la profundidad del abismo,
    en ese espejo azul de plata
    donde un dia nos miramos,
    mueren los sueños y los miedos
    que un dia nos dieron vida en silencio.

    no tiembles.
    estamos todos aqui.

    un beso.

    ResponderEliminar
  2. Que lindura...

    luz oxidada...
    arde el silencio...

    Sensacional.


    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Lux oxidada que nos cubre
    que nos tapa, y que no nos deja entrever,
    es la luz apagada, un manto oscuro,
    y que calla.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Voces de antigua data, de los tiempos en que vivíamos otras vidas en esta vida. Ecos perversos que oxidan la soledad.
    Un abrazo, querido Noray

    ResponderEliminar
  5. Oxidada en el vacío, me quedaría con ellos..

    saludos fraternos siempre un gusto leerte poeta..

    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Presiento que algo

    sublime ha de acontecer

    No puede ser tanto

    herrumbre y silencio...

    Una claridad de agua

    muy diáfana y una música

    llena de magia y única

    te aguardan,lo sé!

    Porque eres poeta

    y la sensibilidad te

    crece por los cuatro

    costados............

    Es mi certitud

    besos

    ResponderEliminar
  7. la voz

    que impele

    a apagar el silencio


    voz que arde

    contra el vacío

    de la palabra


    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. luces y sombras que se quedan en el pasado
    y que de vez en cuando vuelven
    gastadas , oxidadas ,pensantes y hasta mutiladas...

    muakis de luz

    ResponderEliminar
  9. en equilibrio, avanzando sobre las aceras de la nada, en espera de respuestas, las del silencio oxidado en llamas.

    ...Y la voz ya no gritará, se dejará ir por las aceras recogiendo las palabras desde el barro para soltarlas y unirlas y volverlas voz.
    ...Bueno, ni yo lo entiendo, quería escribir algo positivo, no sé si me ha salido... besos!

    ResponderEliminar
  10. Poemas enormemente tristes... no hables de silencio :) que no es bueno callar al alma.

    A mí me gusta escuchar la tuya.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta visitarte, leerte es un placer inmenso y un lujo hermoso que me permites dar..
    como lo haces?? tus versos ellos metáfora toda de la nada silencio y eco, tan bien logrados.



    besos muchos .cariños.

    ResponderEliminar
  12. Hola cielo.
    Hoy me cuesta enterlo, lo he leido varias veces y no me gusta comentar por comentar.. y pienso...
    Aunque sea una luz oxidada, no deja de ser LUZ... y esa voz que te acuchilla y desangra, quizas sea tu propia voz!!!
    Quizas una forma de castigo?
    Ultimamnete te ronda el silencio y la melancolía que provoca en algunos casos!!!
    Besos llenos de luz cielo...!!!
    Termina bello tu dia!!!

    ResponderEliminar
  13. Ey.. me ha gustado (QUE QUEDE CLARO SI??)
    Eres un gran poeta!!!
    Besos de nuevo!!!

    ResponderEliminar
  14. Nada, barro, soledad, sombra, silencio y vacío.
    Poco queda para que germine la palabra enterrada.
    Y sin embargo de tus versos surge.
    Y es que nunca está todo perdido.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Luz, eres luz, es luz y, aunque oxidada, el brillo sale al mundo.
    Un abrazo Noray.

    ResponderEliminar
  16. Veo una imagen en los escaparates anacrónicos de mi memoria con la boca cosida para no decir nada, rompe tus suturas y escupe tus palabras, dime que me quieres o dime que me amas si no no digas nada...

    ResponderEliminar
  17. Acaso mi voz no sonó dulce
    cuando reposabas en la larga noche.
    Quizás la suplantó el diablo
    cuando intentaba llamarte amigo...

    ResponderEliminar
  18. La voz de la soledad siempre es frío y dañina. Sobre todo si no se la busca y llega por sorpresa. Pero bueno, tú tienes mucha gente que te quiere, así que entre todos, calleremos esa voz. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.