“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 2 de septiembre de 2008

No es mil novecientos cuarenta y cuatro

No somos los últimos, 1974 - ZORAN MUSIC

A todos los seres humanos
que vieron truncados sus sueños,
su futuro y su vida por la barbarie nazi,
con la firme esperanza de que jamás
vuelva a suceder.
A todos los poetas que supieron
y quisieron contarlo.


"Desde entonces, a una hora incierta,
esa pena retorna"

PRIMO LEVI.


Era mil novecientos cuarenta y cuatro
y no había nacido yo,
pero he sufrido tanto
al ver las ciudades rotas por el odio
por la limpieza étnica
y la cruel deportación.

Era mil novecientos cuarenta y cuatro
y no había nacido yo,
pero he sufrido tanto
que aún me quema la sangre
que fluye por las venas
y el aire que respiro
lleno de cenizas negras.

Era mil novecientos cuarenta y cuatro
y no había nacido yo,
pero he sufrido tanto
que todavía me duele el dolor.

No es mil novecientos cuarenta y cuatro,
y ya he nacido yo,
y el mundo sigue girando
y en muchos pueblos
y ciudades del planeta
se perpetúa la misma sinrazón.

No es mil novecientos cuarenta y cuatro
pero el corazón y la razón
me siguen doliendo.

11 comentarios:

  1. y es que hay dolores

    que no sabemos hasta donde

    pueden doler,si tú fueras

    del 44 y las guerras

    inferiores a las primaveras

    yo no estaría inclinada

    ante tus poemas!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  2. Una tragedia indigna de la raza humana. Precisamente me estoy leyendo ahora un libro relacionado. El niño con el pijama de rayas. Una visión más de algo que no tuvo que suceder jamás.
    Tu poesía hoy se convierte en la voz de los desheradados, de las víctimas, del pasado. Sirva para que no olvidemos.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso poema, Noray. Simplemente, maravilloso, por su contenido y por el sentimiento que has puesto en él.

    ResponderEliminar
  4. Precioso blog! Gracias a Dios no estamos en 1944 y desgraciadamente estamos en el 2008 y con la misma sin razón...

    ResponderEliminar
  5. sigue vivo aquel año,
    yo tampoco habia nacido,
    pero me duele por dentro.

    que no se apague nunca la voz de la protesta.

    gracias por llegar siempre hasta mi.
    gracias por dejarnos soltar amarras para navegar libres contigo.

    ResponderEliminar
  6. Duele cuando el hombre se convirte en un lobo para el propio hombre, cuando la razón es un saco que se encuentra lleno de telarañas y bichos raros, duele cuando miramos atrás y vemos todo un pueblo devastado... muchos seres que a sus alas de negro y rojo las pintaron.

    Saludos conversos.

    ResponderEliminar
  7. ¿¿Y en el dos mil sesenta?? ¿¿Quién cantará a un ahora??

    Sigamos intentando tapar con cal y arena esas masacres, esas guerras, esas desgracias e injusticias. Aunque... ¡es tan dificil!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ojala nunca vuelva ese 1944, ojala las sinrazones de los corazones no vuelvan a cometer semejante maldad, pero… aun seguimos viviendo cosas parecidas, odios sin treguas, muertes sin penas… ¡cuando se acabara esa iniquidad!
    Que hermosos versos Noray, ¡que hermosos!

    ResponderEliminar
  9. no es 1944 y debemos alegranos pero, también debemos actuar para que en 2008 paren los gestos, las venganzas, los genocidios, la destrucción de tantas y tantas personas por su simple condición. Palestinos, Saharahuis, continente africano en su conjunto...¿aprenderemos alguna vez?.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. A todas y a todos

    Hoy no es 1944
    pero, como escribe
    Primo Levi,
    "desde entonces,
    a una hora incierta,
    esa pena retorna",
    y retorna tantas veces
    que parece que mañana
    seguirá siendo 1944.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.