“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

domingo, 15 de junio de 2008

Las musas

Les muses, 1893 - MAURICE DENIS
Sobre la pared golpean las horas de un reloj metálico
que marca las cuatro de la madrugada.
Estoy solo ante esta larga mesa
sobre la que yacen un sinfín de palabras escritas
en el blanco impoluto de mi pantalla.
Son ya las cuatro y media y continúo impávido,
tecleando fútiles letras, porque esta agria noche
las gráciles musas me han abandonado
en el sonido melancólico de una trompeta
que resuena doliente en mi corazón.

24 comentarios:

  1. yo las veo, te miran y te susurran que hoy tienes que hablar de ellas...

    no tan agria, no tan noche

    las veo y están contigo

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Noooo

    No pueden abandonarte,

    tú eres el cronopio mayor

    y los famas no te arrebatan

    contigo se agrandan,crece la

    imaginación,te rodeamos

    te queremos te atraemos

    todos queremos aportarte

    de las musas la dulce

    y cálida armonía que crees

    desaparecida,trompeta

    dolida que quiere que reaccione

    tu cronopio mayor,tu genio

    tu encendido corazón!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  3. Y, como lo dice Serrat... andarán de vacaciones.
    Hola Noray!
    Siempre te leo por ahí y hoy quise venir a conocerte y a traerte un poco de mi luz para iluminar el blanco de tu pantalla.
    Yo me maravillo de todos ustedes, poetas, que de tanto leerlos hasta me he contagiado y algo salió alguna vez de mí, queriendo parecerse a una poesía.
    Desde el otro lado del gran charco, allende la cordillera de los Andes, te dejo un cariño.
    BACI, STEKI.

    ResponderEliminar
  4. Noray... Un consejo: hay musas que no son musas, son arpías que se apoderan de la pantalla en blanco hasta las 7 de la mañana.

    Pero, ¡ay!, tienen ese algo tan placentero...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Noray...

    Debo estar alucinando
    porque yo las veo
    las oigo...
    Puedo sentir su canto
    melancólico...sí
    pero canto al fin

    besos

    ResponderEliminar
  6. Las musas andan girando, las veo en tus poemas todo el tiempo...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias por pasar por mi blog y tus palabras .... espero verte pronto de vuelta...

    ResponderEliminar
  8. siempre vuelven,vuelve la noche,el día,y la marea...ellas también volverán...
    confía,espera...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Después de una ausencia imprevista, vuelvo a leerte, Noray. Hermosos tus poemas. ¿Cómo pueden abandonarte las musas si todos son perfectos?

    Un beso.


    Soledad.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta.....pasas de la lujuria a lo racional mezclandolo con lo cotidiano de una forma genial en tus dos últimos poemas.

    Saludos conversos

    ResponderEliminar
  11. Camille

    La musas siempre están, lo que falta algunas veces es las ganas de trabajar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Mía

    ... pero a veces es necesario parar, respirar profundo, dejar que pase la tormenta, y luego emprender el trabajo de nuevo.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Steki

    Gracias por recalar en mi puerto y amarrar en mi noary. Yo de lo que sigo maravillándome es de que haya gente que me lea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Alberto, alias Caperucito Lorca

    Lo sé, pero creo que esas son las más interesantes, al menos son las más transgresoras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Nochestrellada

    ... ahora sí las veo, están en tu comentario.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Claudia

    Gracias por indicarme el camino de las musas y por tu fiel comentario.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Agatho

    Es un placer leerte a diario.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Glora

    No es cierto,
    no siempre vuelven.
    Al menos yo no te veo
    a diario.

    Un beso :-)

    ResponderEliminar
  19. Soledad

    Espero que tu repentina ausencia no haya sido motivada por problemas graves. Eres demasiado complaciente, ¿realmente crees que todos son buenos? Hay de todo, como en botica.

    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Cemanaca

    ... así es mi vida, como la de casi todos, unas veces aspira el cielo y otras arde en el infierno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Como en tu poema, es una imagen tantas veces vivida, las musas nunca se van, solo hay que invitarlas a un cafe y puede que despues hasta arregles la vida misma.

    Te dejo un beso

    ResponderEliminar
  22. Cromática

    Gracias por amarrar en mi noray. Es cierto, un buen café o un té, compartido es el mejor remedio para conquistar el co-razón de las musas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Me extraña que te abandonen las musas, compañero.
    Además, ¿quién dice que las necesites?
    Tu talento no precisa de ayudas.
    Eso sí, intenta dormir más. Je, je, je.
    Un abrazo y cuídate.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.