“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 14 de junio de 2008

Acordes

Étude de mouvement, 1939 - VICTOR VASARELY

Estos acordes que escucho en la distancia,
son la obertura de la ópera de mi vida;
una agreste partitura de quebrados intervalos
escrita en pentagramas,
donde las claves se suceden según la tesitura
que señala la frontera entre el ser y la nada.

Mi lánguida aria es sólo un lied
que ha ido in crescendo
para convertirse en la escala cromática
de la fuente de mi existencia.

Ahora, más allá del ecuador de mi vida,
se me hace difícil entonar un nuevo canto,
otra melodía repleta de sonidos y silencios,
que se pueda representar como una gran ópera
sobre el escenario cotidiano,
donde se enfrentan mi muerte y mi vida.

15 comentarios:

  1. quizá no sea el escenario cotidiano el mejor espacio para representar una ópera

    ... cuando se hace el silencio reaparece su esplendor

    me ha encantado ese paralelismo que has creado entre vida y ópera (obertura y aria)

    tu canto está presente y es audible... siempre

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. mis aplausos por tu hermosa voz
    y mi ánimo para tu ópera...

    un beso

    ResponderEliminar
  3. Me costo entenderte... pero lo logre ... Hermoso.

    ResponderEliminar
  4. postrada a tus pies

    esperando lánguida aria

    como se espera en el ecuador

    de tu vida y de tu muerte

    así espero yo tímidamente

    ver la frontera entre el ser

    y tristemente la nada!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  5. La metáfora de tu vida me ha encantado, el relato, porque esta ópera si ha estado cargada de dramatismos que creo han intensificado tu voz, aunque a veces no lo perciba quien canta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. ¡¡¡ SIMPLEMENTE BELLISIMO¡¡¡

    ResponderEliminar
  7. Noray, tu canto está bien, tal vez puedas matizarlo o retocarlo,cromatizarlo y adecuarlo, tal vez por haber llegado al ecuador de tu vida cosechando aplausos y habiendo fijado el rumbo, pero no cambiarlo... aunque, no sé yo una lánguida aria como sonaria a rimo de batucada... jeje.

    precioso poema Noray

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Camille

    Gracias por tu "crítica musical". La vida siempre es como una ópera, unas veces ópera buffa y otras trágica o romántica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hawwah

    Muchas gracias, te hago tres saludos de reverencia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Agatho

    Gracias por atracar en el puerto y amarrar en mi noray. Espero volver a verte.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Mía

    Tu voz de soprano lírica
    capaz de engendrar
    a una Micaëla de Carmen
    o a la Pamina de la Flauta Mágica.

    Siempre alegre para los demás,
    con la tristeza acorralada
    y escondida en el alma.

    Tu voz de alondra enamorada
    resuena en los atardeceres
    y remonta el vuelo al alba.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Luna lunar

    Gracias por llegar hasta mi noray y dejar tan hermoso comentario. Yo creo que la vida nos intensifica, a pesar de los pesares, la voz a todos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Mary

    Gracias por tu comentario. Serás siempre bienvenida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Probablemente, una lánguida aria sonaría exquisita a ritmo de batucada. ¡Todo es cuestión de probarlo!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Versos a ritmo de acordes musicales en esta ocasión.
    El silencio lo destruyes a base del grito de tus poemas.
    Mi aplauso lo tienes como sabes, así que tus fronteras están muy bien definidas y hay poco que lamentar.
    Que te vaya bonito, Noray y cómo disfruto poniéndome al día con tu blog. Je, je, je.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.