“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 24 de enero de 2012

Me gusta pensarte



El Pensamiento, 2002 - SOLEDAD FERNÁNDEZ


Me gusta pensarte
y entretejer mil sueños
en la vigilia de tu pecho.

Escribir tu nombre
y deletrearlo lentamente
como se diluye la noche.

Abrir los ojos al alba
y contemplarte desnuda
entre un campo de algodón.

Me gusta escucharte
sin atender a más sonidos
que el diapasón del silencio.

Besarte y abrazarte
bajo la lluvia mansa
de una tarde de invierno.

Sentirte dentro del cuerpo,
como llama viva
que perdura en el tiempo.

Me gusta adentrarme,
perderme, hasta desaparecer
entre los contornos de tu piel.

10 comentarios:

  1. simplemente maravilloso
    el que nos piensen ya es todo un regalo

    besitos y luz

    ResponderEliminar
  2. Besarte y abrazarte... se puede pedir más...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado leerte, es maravilloso...

    -Me gusta escucharte
    Si atender a mas sonidos
    que el diapasón del silencio-

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me gusta pensarte, que temblor así de pronto.
    Que bien escribes cuando sientes!!
    Me gusta pensarte amando.
    Me gusta pensarte.
    ..................

    ResponderEliminar
  5. Intenso y sonoro poema.


    A sus pies poeta.


    M.

    ResponderEliminar
  6. Belleza
    al descubierto.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ahora parece que puedo dejarte un comentario. Sigues siendo el gran poeta de siempre y un placer leerte. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Hoy sería la tarde perfecta,..
    llueve,.. llora el invierno en soledad.

    ResponderEliminar
  9. Estem sols,
    marca el rellotge les hores viscudes
    i en posa etiquetes
    que pinten els instants abans compartits.
    Moments de quan prement el cos,
    mirem més enllà,
    un horitzó on la matinada desvetlla
    un sol naixent,
    pentinant la boira els rajos primers.
    Moments de quan prement el cos,
    mirem el llit desfets els llençols,
    guardada l’escalfor en embolcalls
    de petons amb regust de carícies
    i camins ensalivats recorrent el cos nu
    de cadascú de nosaltres.
    Moments de quan prement el cos,
    mirem la blancor del full verge
    abans de rebre la sang blava dels mots
    que juguen a fer versos
    amb els signes del teu nom,
    que poc a poc vaig aprenen a fer.
    Moments de quan prement el cos,
    mirem amb la mirada les parets buides
    on retroba el so l’excusa per tornar
    i repetir el teu nom,
    mentre els silencis juguen a ser papallones
    que voleien entre els mots
    ue cantem a cau d’orella,
    després de tant temps,
    com el primer dia, enamorats.
    Moments de quan prement el cos,
    mirem la fredor dels darrers dies d’un hivern,
    que se m’apropa,
    esperant poder guardar per a sempre l’escalfor
    de la teva estimació compartida fins al final.
    Moments de quan prement el cos,
    mirem el futur amb esperança compartida.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.