“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 26 de julio de 2011

En el eco del silencio

The Echo (Study for Baignade), 1893 – GEORGE SEURAT

En mitad de la noche
el poema huele a jardín
de estrellas calcinadas,
justo cuando la luz de la luna
alumbra la piel de la ausencia
para convertirla en verbo
donde habita el océano
y se desnuda el tiempo
en la soledad de la memoria
y en el eco del silencio.

10 comentarios:

  1. Siempre me impresiona cómo consigues crear un poema con una sola frase, como si se tratase del suspiro que se exhala detrás de un beso.

    Hermosísimo, Noray.

    ResponderEliminar
  2. El sielncio nos comprende, como la madre que asiente, pero no recrimina...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. si todos los silencios olieran a jazmín
    sin duda sería un jardín el paraíso vivo

    besitos y buena semana

    ResponderEliminar
  4. Que bello leerte, un poema lleno de tantos sentimientos.


    besos.

    _♥☀☀☀♥♥♥☀☀☀☀♥

    ♥☀☀☀☀♥♥♥☀☀☀☀♥

    ♥☀☀☀☀☀♥♥☀☀☀☀♥

    _♥☀☀☀☀☀☀☀☀☀♥

    ___♥☀☀☀☀☀☀☀♥

    _____♥☀☀☀☀♥

    _______♥☀♥

    ________♥

    ResponderEliminar
  5. justo es el momento, tomaste de tu tiempo.
    todo queda y después se ausenta eco y viene la memoria del intento.

    Un abrazoooo!

    ResponderEliminar
  6. Cuando el silencio se expande y rebota y se amplifica y se multiplica es justo cuando la memoria deja de escuchar a ese tiempo desnudo y comenzamos a ser conscientes de que el verbo soólo puede ya proclamar ausencias.

    Preciosas imágenes, como todas las tuyas.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. caray! siempre las letras llegan cuando uno mas las necesita! muchas gracias y un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. redondo...qué lindo!
    gracias noray,
    deseando conocerle este septiembre
    en sigüenza...
    tenemos unas cuantas noches de silencios
    y estrellas por comentar...
    salud...)

    ResponderEliminar
  9. En la madrugada del alma
    en el silencio de la noche
    todo aparece
    tal como es...
    infinito

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.