“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 14 de junio de 2011

Entre las luces y las sombras de Timanfaya

Timanfaya, 1965 – CÉSAR MANRIQUE

El viento y las cenizas
funden ya mi carne de lava
y al fondo, entre líquenes
y escorias, brota el blanco
de Yaiza en mi mirada.

Corren ríos de fuego,
de negro y rojo magma en mi memoria,
y explosiona mi corazón
hasta quebrarse, como un jameo,
las paredes de mi alma.

Entre juncos y olivinas
recorro el Valle de la Tranquilidad,
hundiendo mis pasos sobre la tierra quemada,
al tiempo que la maresía del Atlántico
me empapa de azul en la distancia.

De nuevo, vuelvo a respirar la luz
en esta dorada mañana de junio
entre las luces y las sombras de Timanfaya.

7 comentarios:

  1. Has nombrado lugares y paisajes que me traen buenisimos recuerdos...Y que nombre tan bello "Yaiza"...
    Ese refresco de mi memoria me ha venido bien.Gracias.
    Recibe mis saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pareciera con tus versos
    volver a pisar
    ese paisaje de volcanes,
    de tierra quemada
    y la mirada llena
    del azul inmenso del Océano.

    La imagen no podía ser otra,
    César Manrique y el Timanfaya.

    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso homenaje a Timanfaya, un lugar que atrapa y al que quieres regresar para fundirte en lo áspero de la piedra y volar entre los vientos errantes que acompañan esta Tierra.

    Precioso Noray, un abrazo

    ResponderEliminar
  4. No lo conozco, pero leyendote he viajado a Lanzarote. Bellas palabras sin duda.

    ResponderEliminar
  5. un paisaje imponente has plasmado, aunque no le conozco, me sugiere fuerzas contrapuestas , esos ríos de fuego y el valle de la tranquilidad

    fuerzas que se manifiestan en muchos lugares incluídos los adentros

    besitos y buena semana

    ResponderEliminar
  6. que manera tienes para describir y hacwrnos conocer ese lugar tan caro paera ti !!!

    me he visto caminando por el,escuchándote.

    recibe un saludo desde tierras mexicanas.

    como no me deja x medio de mi blog,te digo que me llamo marucha,del blog escriboyleoporgusto.blogspot.com

    porque yo no soy anónimo,abráse visto !!!!

    ResponderEliminar
  7. Tus versos me hacen llorar por la delicadeza que despliega tu palabra y porque no puedo dejar de asociar a tu poema con la erupción del volcán Puyehue, en mi amada patagonia, que tiene inmerso a mi país en nubes de cenizas.
    Perdóname son cosas que pasan cuando algo nos roza el alma.


    MaLena

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.