“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 19 de mayo de 2011

En el epicentro de mi vida

La estación de Saint-Lazare, 1877 - CLAUDE MONET

Continúo sin saber nada
y la vida sólo es un tren
que pasa demasiado deprisa
sin detenerse jamás en la estación.

No sé si estoy soñando
este ensueño de seguir viviendo
o si poco a poco voy muriendo
esta quimera que es vivir.

Se me hace tan difícil el lenguaje
que ya no encuentro palabras
con las que sortear el silencio
de cada uno de mis instantes.

Todo se vuelve voraz noche
en el laberinto de mis pupilas
y ya han dejado de crecer
lirios y amapolas en tu ribera.

Sobrevivo sin comprender nada,
sin querer subir al tren que pasa,
y la estación se colapsa lentamente
en el epicentro de mi vida.

9 comentarios:

  1. En esos casos es mejor tomar el próximo tren.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. un sentimiento de aflixión recorre todo el poema, este sujeto no encuentra refugio a su desespero existencial, será mejor que apure su viaje y se arriesgue a cruzar su personal frontera

    besos

    ResponderEliminar
  3. Noray, amigo, poeta: Viví muy malos momentos en la estación de Saint Lazare, debido a una grave enfermedad que se me manifestó justamente al arrancar el tren. Lo escribí en un poema. Me lo recuerdas con estos versos: este ensueño de seguir viviendo, o si poco a poco voy muriendo, esta quimera de vivir. Muy sentido pensamiento, poeta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Continúo sin saber nada
    y la vida es sólo un tren
    de paisajes y esperanza
    que dibuja con tu olor
    ese borde de mi cama
    donde espero día tras día
    poder verte pasar.

    No sé si estoy soñando
    o el destino es sólo eso,..
    un vagón sin pasajeros
    con la quilla de un velero
    que navegan mientras buscan
    el boceto de ese verso
    que se esconde bajo el mar.

    O quizás seas sólo eso,..
    rumor de olas,
    salitre en el viento
    cuando te siento en silencio
    y escucho tu voz.

    Todo se vuelve en ti,..
    todo me trae tu recuerdo.
    Paradas de un tren
    con destino al epicentro
    de tu vida y mi razón.

    ResponderEliminar
  5. A veces pasa esto en la vida. Los trenes siguen pasando, las estaciones se llenan y se vacían y otras la ribera se florece o se deshabita.
    Me gusta este poema Noray, encaja perfectamente con el humor que respiro hoy.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Maravilloso poema.
    No necesita saber nada, aquel que por encima de todo ama y se abre al mañana.

    ResponderEliminar
  7. Cada día que pasa
    es un morir lentamente
    sólo que la mayoría
    no son conscientes de ello,
    mejor dejar pasar
    el tren del desespero
    y subirse al siguiente.

    Me gustó el poema
    y me encanta Monet.

    Un gran abrazo Noray.

    ResponderEliminar
  8. Supongo que dentro de este dolor que siento al leerte hoy... me quedaria pensando que debe haber para cada uno de nostros un tren especial, una estación singular.
    A algunas personas les llega antes a otras se les retrasa un poco!!!
    Pensemos que todo llega en el momento preciso...
    Y quiero ver una sonrisa si???
    :)

    ResponderEliminar
  9. Después de todo, todo ha sido nada,
    a pesar de que un día lo fue todo.
    Después de nada, o después de todo
    supe que todo no era más que nada.

    (Vida, José Hierro)

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.