“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 29 de marzo de 2011

Desesperanza


Anhelante deseaba la mañana, 2006 - SEMA CASTRO


"... nin me abandonarás nunca,
sombra que sempre me asombras."

ROSALÍA DE CASTRO


Se debaten las luces
entre las etéreas sombras,
como si los ojos de la noche
se vaciaran en la piel de la mañana.
A lo largo de la jornada
continúan manando aromas y recuerdos
de una carne siempre virgen.
Es el ocaso sobre la mar,
y este invisible horizonte
que se divisa fracturado
entre los bosques de la mirada,
los que hacen que en los diques de la razón
estallen olas de sombras
y desesperanza.

11 comentarios:

  1. Que profundidades Don Noray,

    De bosques en retina hasta los interiores de la razón que procesa miles de olas cada dia,,salpicando nuestra existencia. Muchas gracias por compartirlo. Me lleva a viajar dentro de mi, justo donde debo.

    ResponderEliminar
  2. Tengo la sensación que me falta algo, un golpe, una mala noticia para salir de esta coraza que me hace sentir que no soy libre, que si realmente fuera libre gritaría al viento que la mentira últimamente niebla mis ojos, y mis actos no son más que sucesos que se repiten respetando un guión que no he escrito yo misma. Si todos estamos nublados por la mentira que es la que crea la desesperanza donde esta el botón para que actuemos siendo conscientes de nuestra fuerza.

    ResponderEliminar
  3. Tres veces lo leí y tres ocasos sucumbieron ante mi mirada.

    Precioso.

    Abrarzos.

    ResponderEliminar
  4. Me reclino ante tu palabra como una doncella zen.

    Tus versos, la música, me llevan a Mar Adentro y eso me susurra que todo se puede si el corazón quiere.


    Te abrazo con todo poeta.



    M.

    ResponderEliminar
  5. Volverán las olas a romper
    las entrañas de la roca dura
    que hoy habita tu memoria,
    el salitre en la piel
    y los besos que has guardado
    volverán en su boca de miel.

    Volverá la esperanza
    te atrapará en la orilla
    y como huella furtiva
    te llevará hacia lo eterno
    y serás del mar,
    de las lágrimas que hoy deshojan
    estos versos que devora
    el ocaso en soledad.

    ResponderEliminar
  6. No, no, no.... me niego a esa desesperanza... Me niego a creer sólo en la noche...

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con Hisae, ya Lo decía nuestro insigne hijo predilecto de la ciudad de Salamanca, D. Miguel de. UNAMUNO:" Nunca desesperes, ni en las más negras aflicciones, pues ellas, Como las nubes negras, cargadas de agua limpia y fecunda vienen".

    Un abrazo esperanzador.

    ResponderEliminar
  8. gracias José por tu huella poética , me recordaron los comentarios que hacia Camille, así siempre en verso , un abrazo regrande, me vino una melancolía al recordarlo

    besos y buena semana

    ResponderEliminar
  9. Ayer habia pasado pero al leerte no pude dejar comentario alguno... se me había formado un nudo en la garganta y no supe separar a la persona del poeta, del escritor...
    Aún no se si son uno mismo, una fusión que haga que mas aún sienta dolor ante esa desesperanza que se siente como una herida profunda.

    Besos a tu alma cielo, siempre!!!

    ResponderEliminar
  10. Como dice la canción...

    eres la noche y eres la aurora...

    ...En todo estás y tú eres todo,
    para mí y en mí misma moras,
    no me abandonarás nunca,
    sombra que siempre me asombras.

    un abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.