“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 24 de febrero de 2011

La voz de mi propio abismo

El abismo, 1899 - ALPHONSE MUCHA

Estos pétalos desnudos
que tengo ahora sobre mis manos
sólo sirven para recordarme
por última vez antes de entrar
en la penumbra de mi olvido.

Estos desnudos estambres de vida
que se desmoronan en secreto
sólo son vestigios de un silencio
que ya no volverá jamás
a fecundar la palabra.

Sólo me habita el hastío
en la soledad de esta noche
y corren por mi venas
la luz póstuma del vértigo
y la voz de mi propio abismo.

15 comentarios:

  1. Sobrecogedor...bello, aunque ciertamente triste.
    Yo también admiro a Mucha, de hecho el año pasado tuvimos ocasión de ver una estupenda exposición aquí en madrid.

    Dado q las tristezas nos vienen solas...
    preocupémonos de ir buscando la alegría en todas y cada una de las cosas que nos rodean.

    Fuerte abrazo ))

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hay momentos que dudo si la soledad te produce un hermoso silencio, o acaso la tristeza no para de dolerte...

    ResponderEliminar
  4. Noray, esos petalos que tienes en tus manos estan anciosos de salir volando y caer en otros corazones que sienten como tú y que esperan tu poesía!!!
    Besos a tu alma bella!!!

    ResponderEliminar
  5. Muy melancólico y muy bonito. Abrazos poeta.

    ResponderEliminar
  6. La imagen sobrecoge.
    De la tristeza también
    el poeta supo fecundar
    poesía.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Desde la profundidad de otro abismo, compañero, un fuerte abrazo.

    Del tuyo seguirán brotando palabras, sobrecogedoras unas veces, alegres otras; del mío... ¡quién sabe!

    ResponderEliminar
  8. es tremendo poema José, Felicitaciones, insondables somos hasta en el reflejo

    besos

    ResponderEliminar
  9. Pétalos que cobran una intensidad inusitada al compás de tus versos. Muy bueno!!! Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado esa imagen de pétalos caídos, de estambres sin fecundación...la tristeza de una flor marchita.
    Es una imagen impactante y un poema hermosísimo.

    Un beso enorme, queridísimo Noray.

    ResponderEliminar
  11. Sobrecogedor. Fluidamente melancólico. Te lo celebro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. La caida es previsible en estos versos.
    Triste y delirante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Noray, siempre nos queda la Esperanza.
    Morir o caer en el abismo siempre es un renacimiento.
    Eso quieren decir tus melancolicos versos.
    Los petalos de las flores caen,las hojas de los arboles se renuevan, las personas morimos y nacemos.
    Todo es una renovaciòn constante, una esperanza en las retinas, una sonrisa en los labios y pase lo que pase: Siempre un corazòn de fuego.
    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  14. Dejo mi energia amigo... conmovedor poema.

    Te abrazo
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  15. Querido Noray:
    Ciertamente son versos tristes, pero siempre hermosos. Aquí se da esa dualidad mágica. Parece que en esos momentos de tristeza, de soledad, de melancolía, estamos más cerca de Dios, o somos nosotros mismos un poco más dioses. Un abrazo:
    Tadeo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.