“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 22 de febrero de 2011

La luz de la patria

Leuchtturm mit rotierenden Strahlen, 1913 - PAUL ADOLF SEEHAUS

No me detendré esta noche
en los muelles de la palabra,
perseguiré la estela del silencio
en este oscuro océano desierto.

Si he de morir por última vez,
que sea allí, detrás del próximo horizonte,
donde se alzan los contrafuertes
que sostienen la luz de la patria.

10 comentarios:

  1. Y por aquí andamos poeta.. siempre disfrutando de tu luz poética..



    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    ResponderEliminar
  2. Allì, donde vimos las estrellas por primera vez. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. El eterno volver de Odiseo en busca de esa luz. Hermoso poema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. cuanta fuerza, cuanta vehemencia, es toda una arenga personal
    me ha gustado mucho Poeta
    tiene cojones , como decimos acá

    un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  5. Los contrafuertes se tornan dúctiles cuando su amalgama son los sentimientos.

    Bello, así sin más.

    Un abrazo.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  6. Morir de AMOR en la frontera de la VIDA
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Una cosas es segura Noray. tus espléndidos versos nunca morirán.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Quizá tú no te detienes en la palabra, pero no cabe duda de que la palabra, el verso, la poesía y el arte se detienen en ti y en ti viven.

    Besos

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.