“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 4 de diciembre de 2010

El epicentro de tu corazón

Train Journey, 1998 - DEBORAH POYNTON

Yo no quiero embriagarme más
con el olor del jazmín en la medianoche
ni nadar otro océano que no sea tu mar
cuando llegue el primer amanecer.

Yo no quiero cerrar los ojos
para continuar soñando otra vez
ni volver a abrirlos de nuevo al alba
para ver que tú ya no estás.

Yo quiero recorrer con mis dedos
hasta el último recodo de tu piel
y besar cada uno de tus latidos
con la comisura de mis labios.

Yo sólo quiero recoger contigo
las hojas caducas de los cerezos
y cortar los lirios azules del jardín
que ya han comenzado a florecer.

Yo lo que quiero es ser un espejo
para que te mires tú en mí y yo en ti
y bajarte, si es preciso, del firmamento
la luna y la última estrella fugaz.

Yo lo único que quiero es viajar
juntos en el mismo vagón de tren
sin ansiar ningún otro destino incierto
que el epicentro de tu corazón.

24 comentarios:

  1. Vivo sin vivir en mí,
    y de tal manera espero,
    que muero porque no muero.


    Vivo ya fuera de mí
    después que muero de amor;
    porque vivo en èl
    que me quiso para sí;
    cuando el corazón le di
    puse en él este letrero:
    que muero porque no muero

    ResponderEliminar
  2. Ojalá que lo que quieres, lo consigas. Hermosa manera de versar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo lo único que quiero es fundirme en cada palabra de tu poesía.

    Sos milagrero Noray y no tengo una palabra mas.


    M.

    ResponderEliminar
  4. muy bonito sentimiento, así es como se ama, sin ver donde se coloca el pie de apoyo, todo lo demás es pose.

    Un abrazo querido poeta!

    ResponderEliminar
  5. Mi mar, tu mar, el único mar,
    siempre está abierto para que nades,
    navegues,
    y llegues a tiempo para el amanecer.
    Lás páginas de espuma
    serán gratas leerlas contigo.

    ResponderEliminar
  6. Vuelvo para aplaudir este poema, repleto de tu verso.
    Abrazos, amigo Noray.

    ResponderEliminar
  7. Hola, he llegado a tu blog curioseando en el brogroll de mi amigo Antonio, (La sonrisa de Hiperión) y he de confesarte que este poema que te he leído me ha encantado, además tenemos gustos bastante comunes, yo también escribo poesía y la ilustro confotografías de pinturas. Te sigo desde ya.

    Un beso y muy feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta el olor a flores de tu poema, perfumado, fresco, celeste y enamorado.
    En tu rincón siempre encuentro algo que me envuelve.

    Un abrazo,

    Clara

    ResponderEliminar
  9. Querer es poder ( o eso dicen).
    No hay duda de que tus bellas palabras calan hondo y ella las escuchará.
    Un abrazo, Noray.

    ResponderEliminar
  10. Que se cumpla ese
    excelente deseo.

    Preciosos versos
    de amor perfumados
    con el frescor
    de los lirios.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  11. Que hermoso que romántico. Con este poema cualquier mujer caería rendida . Abrazos poeta.

    ResponderEliminar
  12. A veces se me antoja tan lejano ese vagón del tren... la vida es difícil, pero tú la llenas con amor y melancolía dulce y preciosa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Ay..... te he leído tantas veces hoy y no me canso. Hoy nos regalas belleza Noray

    ResponderEliminar
  14. si lo quieres...lo tienes!!

    besos Poeta
    PRECIOSO !!, redondo y romántico a Morir

    ResponderEliminar
  15. Yo quisiera exactamente lo mismo.
    Un beso para ti, Noray.

    ResponderEliminar
  16. Hola Noray.

    Un bello poema," Yo sólo quiero recoger contigo /las hojas caducas de los cerezos"; centro todo el significado en esos dos versos... me parecen preciosos y completos, expresando lo más profundo de un sentimiento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola, qué bonito, el epicentro de tu corazón, el hipocentro del terremoto tembloroso de la existencia, la atracción del mar y del amor, música pura. Un saludo bloggero

    ResponderEliminar
  18. Ti leggo e ti rileggo
    giorno dopo giorno..
    sono sempre con te.

    ResponderEliminar
  19. Magnífico poema lleno de ilusiones, de esperanza, de amor y de vida. Felicidades

    ResponderEliminar
  20. Precios, intenso, bello, me faltan palabras

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Hermoso texto...para mirarse en tí y tú en mí...qué bello...

    ResponderEliminar
  22. Y esta va tan lejos que duele: "Yo solo quiero ser un espejo para que tu te mires en mi y yo en ti y bajarte..."
    Seguro que ella no necesita mas estrella que tus versos.
    Desde mi cama en Granada veo las montañas también.
    Que casualidad de cuadro!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.