“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

domingo, 28 de noviembre de 2010

Un haiku en el olvido

Ojos de olvido, 2008 - BRUNO FERREIRA

Sólo el olvido
transita a la deriva
en el cerebro.

21 comentarios:

  1. El olvido es una forma más de miseria. Precioso el haiku.


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es impactante el haiku, profundo y bello.
    El cuadro es impresionante, me ha llegado muy dentro ( Espero no tener pesadillas esta noche con él). Pocos cuadros me llegan tan dentro.
    Un abrazo,Noray.

    ResponderEliminar
  3. temo chocar con él

    besos Poeta!!
    buen comienzo de semana

    ResponderEliminar
  4. Soy una gran admiradora del Haiku. De hecho lo practico , tengo unos cuantos, por eso puedo decirte que es perfecto. Esperemos no tropezarnos con él. Tanto el olvido como la indiferencia son aterradores.

    Un saludo

    Aloe.

    ResponderEliminar
  5. Ese olvido que es una forma de evadir la realidad. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Precisamente estoy empezando a leer "La farmacia del olvido", de Rogelio Moreno, y estoy aprendiendo a ver la otra cara del olvido: la del medicamento que conduce a un mejor vivir. Pero también ese otro olvido cabe en tu haiku inmenso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. La memoria nos ayuda a iluminar el presente y a generar el futuro en la vida de los pueblos y en nuestras propias vidas. La historia es memoria de la vida de los pueblos, que se fue construyendo en el tiempo, entre luces y sombras, entre el dolor y la resistencia.
    (Adolfo Pérez Esquivel)

    El olvido nunca en nuestra mente! Lo dices en una forma que me encanta, con la pequeña, enorme magia de los haiku.

    Un abrazo,

    Clara

    ResponderEliminar
  8. No pasa desapercibido este "Ojos de olvido" de Bruno Ferreira, ni el certero haikú, genial!

    Mi pequeña aportación:

    Siempre viva
    sólo la memoria
    mente infantil.

    Luz

    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Recuerdo u olvido
    un dilema del cerebro.

    Buen domingo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Pensaba si es lo mismo el olvido a olvidar...
    Creo desde mi ignorancia que no...
    La imagen es muy impactante y tus haikus siempre me llaman a la reflexión... eres un genio para eso!!!
    Besos de domingo tarde... a tu alma!!!

    ResponderEliminar
  11. Grave naufragio.
    Un saludo.
    Pd: Disfruto los haikus

    ResponderEliminar
  12. No me gusta la palabra olvido tiñe de vacío alma, todo.

    Maravillosa obra la de Ferreira.


    Te abrazo querido Noray.


    M

    ResponderEliminar
  13. el olvido a veces, es el único recuerdo.

    te abrazo my noray.

    ResponderEliminar
  14. Sí, pero el condenao, a veces, no transita, ni aparece. Y ahí tienes ese o aquel recuerdo que jamás se perderá de nuestra memoria.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Y nos lastima cada vez que nos damos cuenta de su soledad, ahí asoman los recuerdos que dan más viento al olvido.

    Un muy buen fin de semana, abrazos, Anouna

    ResponderEliminar
  16. Nada transita a la deriva, o quizá todo
    ¡quein lo sabe!
    Que tal va esa vida, hoy tropecé con tu generosidad en mi blog, esa navega sin deriva.
    Un abrazo amigo mío

    ResponderEliminar
  17. Tardío llego
    pero nunca te olvido
    porque me llegas.

    Fuerte abrazo, Noray.

    ResponderEliminar
  18. Y sólo algunos
    perduran en palabras
    como estos versos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Para que no me olvides, acudo.
    Recordar es vivir.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  20. Creo que lo has escrito con el sentido del olvido de un sentimiento, de un amor...
    Pero el poeta escribe y el poema escapa de él y se hace del lector.

    Hoy se ha quedado en mí con el sentido del mal que se va apoderando de nuestros padres...de mi madre...

    Besos, mi querido Noray.

    ResponderEliminar
  21. Thank you for sharing
    This Wonderful work with us
    Good creations

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.