“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 13 de noviembre de 2010

Entre el dolor y la vergüenza

Gdaim Izik, 2010 - LUISA NAVARRETE

Dunas del desierto
sombrías y solitarias
se alzan en un mar saharaui
esquilmado de paz,
esperanzas de olivos
ardiendo en el olvido más atroz.
gritos que claman libertad
soplando en el viento.

Sangre joven derramada
en el vientre estéril
de una larga noche
sin luces de estrellas,
palabras de arena blanca
que lloran en el silencio,
besos de amor y luna
arrancados a fuego.

Abandono y cruel exilio
supuran en las heridas
de una piel quemada
que es nuestra misma piel
en un amanecer sin sol
sobre un horizonte roto,
patria de azules y sueños
latiendo en la memoria.

Mi verso se retuerce hoy
entre el dolor y la vergüenza,
anegando mi razón y mi alma
de lágrimas ya resecas
por la desidia de un gobierno
que prefiere mirar a otra parte,
mientras se desangra el Sahara
y despierta de nuevo la guerra.

17 comentarios:

  1. Sin decir a, siento una punzada en el cuerpo, como la mente humana puede ser capaz de la más grande belleza, del terror más descarnado.

    Todos nos desangramos.


    M.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá que ese verso retorcido de dolor se escuche y se alce, Noray, y entre todos consigamos llamar la atención.

    Te abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estas son las verdaderas razones por las cuales deberíamos sentir verguenza y unirnos para luchar contra tanta sangre derramada!!!
    Estas ... sin mas palabras!!!
    Besos a tu alma Noray!!!

    ResponderEliminar
  4. sigamos sumando, sigamos gritando

    querido Noray es un honor ;) ver mis trazos por aqui y ya no son míos sino de ellos de los heridos....... de los callados muertos

    ResponderEliminar
  5. Tu grito es mi grito, Noray.
    Tu rabia es mi rabia.
    Mi lágrima es la lágrima
    que brota invisible de sus ojos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Siempre tan genial, amigo...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Y con la piel erizada y los ojos húmedos, me uno a tu grito.

    Un beso, Noray querido.

    Ojalá los poetas sirvamos esta vez.

    ResponderEliminar
  8. Pocos son los que no sienten la misma vergüenza y el mismo dolor que desangra tu poesía.
    Su voz, su sentir es también nuestro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. También sirven los versos para denunciar y para luchar; para perseguir ese mundo mejor que todos queremos. Gracias por tu poema, Noray. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Boa noite,

    Belo poema, cheio de esperanças.


    beijos.

    ResponderEliminar
  11. Ninguna lágrima, ninguna voz que se levante en protesta, ningún verso que denuncie y condene el genocidio, será derramado, elevado o creado en vano. Me uno y guardo silencio para dejar que llore tu palabra y se haga eco en el viento que moldea las dunas y trae el frescor de una promesa en la humedad de tu llanto de hombre bueno y de vergüenza. Un fuerte abrazo, Noray. Ojalá un día no tengamos que llorar ni avergonzarnos no gritar más para clamar contra las injusticias y contra los exilios y los desarraigos provocados. Lloro contigo.

    ResponderEliminar
  12. Magnífico poema, Noray. A ver si este grito de dolor que pintores y poetas estamos lanzando, desgarra los oídos de quien tenga que escucharlo y sirve para desterrar tan enormes injusticias.


    Un fuerte abrazo.


    Terly

    ResponderEliminar
  13. Dolor y vergüenza, no se puede resumir mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Son tiempos de dolor
    y vergüenza ante tanto
    sufrimiento.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Este conflicto toca muy de cerca a nuestra isla!!
    Lamentable!!
    Mas de 30 años de conflicto
    Besos

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.