“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 11 de septiembre de 2010

Tormenta herida

Study for self-portrait, 1975 - FRANCIS BACON

Nunca, como a tu lado,
me sentí piedra.

Y yo que me soñaba nube,
aire puro y limpio
en tu aliento,
hierro incandescente
en tu fragua sagrada,
gota de fresco rocío
en tu mañana.

Nunca, como a tu lado,
fui roca viva.

Y yo que me creía mar,
plácida espuma
bañando tu cuerpo,
línea del horizonte
en tu mirada serena,
rumor de caracola
en la rosa de los vientos.

Nunca, como a tu lado,
fui otro que yo mismo.

Y sin embargo, esta noche
oscura de luna,
soy tormenta herida
en mi propio silencio,
vértigo y soledad,
desangrándome a solas
en medio de estos versos.

17 comentarios:

  1. Bellos como siempre, cuando a poesía es verdadera tiene tu nombre poeta..Siempre es un agrado visitarte.

    Que tengas un fin de semana excelente... Son mis mejores deseos…


    Un abrazo…
    Saludos fraternos....

    ResponderEliminar
  2. Es triste pensar que somos piedra, casi sin vida para aquellas personas que necesitamos a nuestro lado!!!
    No te lo creas... estarán aquellas personas que eres mar... esos deliciosos mares que disfrutamos... siempre!!!
    Mil besos cielo, como siempre!!!
    Espero que tu dia hoy, sea un poco mas feliz que el de ayer!!!

    ResponderEliminar
  3. Aclaro: Estarán aquellas personas que sienten que eres mar...

    ResponderEliminar
  4. A veces amamos a personas que no nos hacen felices,pero no podemos evitar el sentimiento de amor hacia ellas; a veces nos duele la ausencia que antes quisimos. No disfrutamos del hoy y nos perdemos en el ayer o el mañana.
    Pura contradicción somos: roca y mar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Cada día, tus versos, hieren corazones mientras alimentan almas...

    ResponderEliminar
  6. cuando uno discute con la pareja sucede lo que tus versos dicen. a veces quien mas nos ama nos hace sufrir un momento.

    abrazo Noray, como siempre hermosa tu poesía

    ResponderEliminar
  7. Esta tormenta herida estalla en relámpagos de una belleza inconmensurable y se abre el cielo cuando dejas caer, como lluvia tibia de final de verano, cada uno de tus versos sublimes.

    Qué ganas de que llegue el dieciocho, querido Noray.

    (Sigo en jornada de navegación, dando vueltas a Ítaca como una tonta...sin saber si regresar o cambiar el rumbo)

    ResponderEliminar
  8. Si se es roca, se puede se magna, que crea islas, extensiones de tierra y fecunda los valles que arrasa y somete... Hermosa progresión de un sentimiento marcado al final por el duelo del silencio... siempre el silencio... ¿por qué será? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Lirismo del bueno, con una estructura implacable este poema.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Mi estimado Noray, así nos sentimos cuando el destino o los amigos que más queremos nos dan la espalda.
    No sabes cuanto te comprendo y hago mía ésta herida.

    ResponderEliminar
  11. Sentirse piedra, oscuridad... pero tus versos cada vez tienen más luz.

    Un beso.

    PD.- ¿Te animas a participar en la convivencia del día 8 de octubre? sólo tienes que decírmelo, y publicar un tema ese día que trate de la convivencia, nos estamos uniendo muchos blogs.

    ResponderEliminar
  12. Cómo pesa el corazón cuando se acumulan las palabras sin aliento y fatigadas... Hermoso.

    Besos balanceados.

    ResponderEliminar
  13. Roca, mar, piedra...términos que me traen de una prima, recuerdos de la infancia; decía que moviendo de su lugar una sola piedra ya se estaba alterando la naturaleza del Unirverso...
    Tú y siempre tú, siendo tú mismo siempre--estoy segura--, tiene más valor que cualquier pepita de oro hallada entre el remolino de todos los movimientos... A veces tenemos que sentirnos piedra y roca viva,y lágrima para sernos...Pero eso tú y a lo sabes...
    Un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  14. sabes.. me hiciste llorar........
    son versos muy tristes
    pero me hiciste pensar,
    me hiciste sentir,
    que yo a tu lado siempre fuí nube de sueño
    y gota de rocío resbalando en tu ventana,
    que a tu lado, siempre me sentí coral en tu cuerpo vivo, espuma de nácar corriendo entre estos versos que escribes en soledad.

    ResponderEliminar
  15. Esta lectura duele en lo mas profundo...
    Gracias por compartirla, mi buen amigo.

    Un gran abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  16. Es una contraposición precisa. Imagen viva de lo profundo, en este caso del amor hacia alguien.

    Feliz con su lectura.
    Laura

    ResponderEliminar
  17. Está claro que, sin quererlo, algunos versos de este poema que escribí en septiembre de 2010 han nacido al trasluz de otro. Los tres primeros versos obedecen, sin ningún género de dudas, a ese poso poético subliminal que va sedimentando nuestra poesía por cuanto aparecen en el poema “Elegía” de la insigne poeta mexicana ROSARIO CASTELLANOS.



    ELEGÍA

    “Nunca, como a tu lado, fui de piedra.

    Y yo que me soñaba nube, agua,
    aire sobre la hoja,
    fuego de mil cambiantes llamaradas,
    sólo supe yacer,
    pesar, que es lo que sabe hacer la piedra
    alrededor del cuello del ahogado”.

    Aclarado este punto, continúo siendo una tormenta herida que va desangrándose a solas en medio de sus propios versos.










    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.