“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 10 de septiembre de 2010

En el laberinto de mi propia carne


Self-portrait, 1973 – FRANCIS BACON

Como quien deshoja banderas
en víspera de una nueva guerra,
me adentro en el desolador vacío
de las palabras desnudas
y de las voces huecas,
para agonizar en completo silencio
en las espinas de esta mustia rosa,
donde el tiempo se hace infalible
y sólo es un estigma que sangra
en el laberinto de mi propia carne.

11 comentarios:

  1. Mejor el silencio que las voces huecas. Estas no lo son
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Deshojamos tus versos poeta siempre con admiración..



    Un abrazo
    Saludos fraternos... de siempre..

    Que pases un bello fin de semana..

    ResponderEliminar
  3. que fustigamiento poético, amigo, debe doler ... espero que sea solo escritura genial .. no personal

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Genial Noray . Eres de los mejores poetas de la red. Salu2

    ResponderEliminar
  5. Nada duele como la estocada mortal del tiempo. Y el silencio, su perenne acompañante, es el vampiro que acaba bebiéndose lo que nos queda de vida. Triste y dignamente desgarrador. Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. pero la hierba reverdece con la medida de tus versos, un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Al igual que la rosa
    nos iremos deshojando
    en pétalos de tiempo.

    Abrazos poeta.

    ResponderEliminar
  8. ¿Por qué ese empeño
    de que cada una de las dolorosas espinas de una rosa
    se claven en tu hueco silencio?
    ¿Por qué ese empeño?
    ¿Acaso no recuerdas que la sangre es roja?

    ResponderEliminar
  9. Mientras deshojaba tus versos
    los iba suscribiendo uno a uno...

    en ese laberinto universal...

    ResponderEliminar
  10. Mi estimado Noray, siempre hubo y las seguirá habiendo, palabras desnudas y voces huecas, gracias a ellas que han sido base de tantos peregrinos, se ha hecho camino.
    Que hermoso y grande es saber escuchar, tolerar y compadecer.
    Tus versos son hermosos y sangrantes y
    la Rosa muriendo tiene que resucitar o despertar.
    Muchos besos

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.