“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 24 de septiembre de 2010

Surcando versos


Lighthouse, 2007 - EUAN MACLEOD


A veces me vuelvo como el mar
cuando golpea en los rompientes,
mar colérico que al amanecer
estalla contra los acantilados
para de nuevo regresar sereno
a la profundidad del océano.

A veces soy como el aguacero
que trepana la piel de la mar
y ojo de huracán sin viento,
desgarrando la oscura tierra
para impregnar de luz radiante
el resto de mi cuerpo.

A veces me siento frágil
y me oculto entre nombres
que nunca me atrevo a pronunciar.
A veces soy como el verbo
y a solas voy surcando versos
hasta morir en silencio.

19 comentarios:

  1. Surcando los blogs de amigos comunes he llegado a tus versos y aquí me quedo, continuaré a surcar tus versos. Poema exquisito.
    Enhorabuena.
    Leo

    ResponderEliminar
  2. ¡Magnifico poema!

    A veces sentimos que no podemos quedarnos amarrados a ese noray donde los barcos aguardan…


    Un beso

    ResponderEliminar
  3. A veces silencio,
    a veces verbo.
    Siempre sublime.

    Besos enormes y cariñosos

    ResponderEliminar
  4. Maravillosos.. versos poeta...


    Un paso siempre por tu blog. es necesario en el día. lo siento estaba muy ocupado.

    Un abrazo
    Saludos fraternos...

    ResponderEliminar
  5. Hoy sería un buen día para morir así, en silencio y entre tus versos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Tu palabra irradia luz y no sólo a veces.

    Qué maravilla es andar por tu casa impregnada de poesía.


    Mil besos poeta.


    M.

    ResponderEliminar
  7. Eres el éxtasis en pastillas contenidas de versos. Me encanta.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Qué decirte, el poema entero es una maravilla y me identifico tanto con él que se me esconden las palabras...

    Abrazo.

    Ps. me encanta la música, es pura poesía.

    ResponderEliminar
  9. Estupendo el paralelismo que señala al verbo desde las dos primeras estrofas como colérico y trepanador. Perfectamente resuelto en el final: la calma del silencio tras lo impetuoso.

    Quizás la palabra existe para que podamos valorar el silencio. Quizás, nuestra excitación, para poder valorar la serenidad.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  10. Siento muchas veces esa sensación... pasamos de ser la furia mas temerosa a la excesiva calma!!!
    Pero cómo no serlo, si somo tan humanos y tan naturaleza...
    Bellisimo como siempre... el final me dejo en paz!!!
    Besos cielo!!!

    ResponderEliminar
  11. Todos tus versos contienen el Universo.
    Gracias por Ser y Estar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. No sé si cuando no escribes "mar" estás en él o no, pero cierto que siempre regresas y eso es de agradecer.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. ten un precioso fin de semana otoñal, uno con dorados versos y buenas energías
    uno que se acomode a ese silencio y fragilidad tan permeable que nos compartes exquisitamente

    beso:)*

    ResponderEliminar
  14. No sé qué decir, solo me sale un silencio admirativo…
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. No puede "morir en silencio" quien surca versos tan náuticamente perfectos. Me estremeció. Sentí la música del mar, de tu mar, dentro de mí. Me golpearon tus olas como golpean esos acantilados. Trepanaste mi piel como un aguacero de otoño... Bello; realmente bello y musical, Noray. Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué maravilla, Noray!
    yo siempre te vi así, como dices tú mismo al final del poema, como el verbo que va surcando el verso, que ya nunca morirá... y así luego nosotros te leemos y nos quedamos almas mudas.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Es un poema con el que me siento muy identificada
    yo también soy así a veces. Abrazos poeta.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.