“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

miércoles, 22 de septiembre de 2010

La carne de la medianoche


Aparición de la cara de Afrodita, 1981 - SALVADOR DALÍ


Seré como la rosa solitaria,
abandonada a su suerte
en la penumbra del amanecer.

Sembraré en los surcos del aire
la carne de la medianoche,
y en el silencio de mis labios,
esperaré a que brote la primavera
en el verde útero de tu piel.

24 comentarios:

  1. Magnifica poesía, descarnando el sentimiento donde las ganas de reencontrarse.

    Saludos esencia.

    ResponderEliminar
  2. Aplausos Poeta!!

    la carne de la media noche florece si el otoño sabe susurrarle versos fértiles
    sin duda brotará la única belleza en esa mágica comunión.

    besos

    ResponderEliminar
  3. Siempre florecerá la primavera a tu lado,
    siempre habrá un verso en tus labios
    y un silencio en mi boca
    esperando a morir en tu piel.

    te abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hay que ver todo lo que puede contener una sola frase. Que tu esperanza dé fruto, Noray. Y que seas feliz en ella.
    Un abrazo, genio.

    ResponderEliminar
  5. De tu amor, podrán nacer los mas bellos brotes en Primavera...
    De tu poesía los mas bellos suspiros...
    Bello y tierno esta vez!!!
    Besos cielo!!!

    ResponderEliminar
  6. El amor produce ese milagro de renacimiento, esa primavera mágica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Maravilloso vos poeta del silencio.
    Un beso de cielo azul

    ResponderEliminar
  8. Si vivir fuera callar,
    tu silencio hablaría...

    ResponderEliminar
  9. Qué hermoso... eres como la rosa solitaria, deshojando sus pétalos en el silencio del otoño, deshojando su aroma a hermosos versos, en el sueño, que aún siendo de otoño, huele a frescor de verde primavera.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. ¡Bravo, poeta! Dejemos que brote la primavera llena de olores y colorido en el verde útero de su piel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Bellísimo poema, con una imágenes deliciosas y desgarradoras que llevan al lector desde la más tremenda soledad hasta el consuelo de la esperanza primigenia.

    Gracias por compartir esta maravilla.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Y es que, cuando miras así, aún sea un otoño de espinas, siempre florece la primavera…
    Me gusta.
    Un abrazo.
    PD. No sé por qué problema técnico, pero se había borrado el enlace con tu blog, así que restablecido.

    ResponderEliminar
  13. Que así sea, que la primavera brote en otoño y surcando versos te lleve a ella.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Muy bella inspiración querido amigo, son las cosas vistas con la fina sensibilidad que posees. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  15. bello poema a la esperanza que busca la primavera en el otoño

    un placer leerte

    eloy

    ResponderEliminar
  16. Los últimos pétalos
    de la rosa de otoño
    serán la esperanza
    para otra primavera.

    Gracias por hacer de tus versos
    y compañía una agradable velada.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  17. un abrazo
    me encanta juan luis guerra y los 440
    buena elección!!

    beso

    ResponderEliminar
  18. Precioso poema. Fiel a ti mismo, agridulce y melancólico con aromas de imposible.

    Están la penumbra, el abandono, el exilio y el dolor. Y vuelcan su pesar sobre el aire, la carne, los labios, el vientre y ese útero verde en donde posar el amor.
    También está el silencio, el otoño y la primavera. Está todo lo que tiene que estar y todo en su sitio.

    Te dejo el beso (que no estaba)
    Laura

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. Me parece un poema precioso, auténtica poesía.
    Perdona por errar el anterior comentario, un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Esa profundidad tuya atrapa y desgarra.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.