“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 1 de junio de 2010

Como los árboles

Tree, 1965 - GEORGE TOOKER

Como una antigua sabina,
como un frondoso castaño
o como un álamo estirado,
como la higuera de Miguel
y el olmo de Machado ,
como el acebiño y el viñátigo,
como el laurel, el tilo o el sauce,
como el paloblanco y el barbusano,
como el drago o la palmera,
nuestra vida se nutre
y se enraíza en la tierra
como los árboles,
y sólo cuando nos llega la muerte
vuelve nuestro cuerpo a ser simiente.

8 comentarios:

  1. seamos raíz y follaje Poeta
    seamos verdor y semillas al viento
    seamos savia que corre en las bocas frutosas
    descolguemos poemas de las hojas en otoño...

    besos

    ResponderEliminar
  2. Así tanto árbol
    como hombre
    nunca se mueren
    del todo.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  3. Magnífico Noray. El final ha sido espectacular "nuestra vida se nutre
    y se enraíza en la tierra
    como los árboles,
    y sólo cuando nos llega la muerte
    vuelve nuestro cuerpo a ser simiente."

    Si me permites, sé que es un atrevimiento y te pido disculpas de antemano, yo hubiese suprimido la frase en este final de "como los árboles".

    Un abrazo poeta.

    ResponderEliminar
  4. Al igual que el viejo sol tras el horizonte, muere día a día, para amanecer con el alba... día a día.

    Qué bonito poema has dejado.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Así es la simiente que guarda el grano.
    Gracias Noray.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Al igual que los árboles, también nosotros dejamos raíces para seguir creciendo después de irnos...

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  7. nada más cierto que lo que apuntas. Nosotros también formamos parte de al tierra y la tierra al final nos absorbe de nuevo.
    Un precioso poema.
    abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Raices en la tierra y ramas hacia el cielo.

    Un poema hermoso, como tú sabes sentir y escribir.

    Besos.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.