“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 14 de mayo de 2010

No vuelvas a marcharte


Portrait of George Dyer staring at a blind cord, 1966 - FRANCIS BACON

No vuelvas a desaparecer
en mitad del camino
ni me dejes solo y ciego
entre las antorchas de la noche.

No me condenes a vagar
con el estigma del silencio
mientras arden las estrellas
en el faro de la eternidad.

No vuelvas a marcharte,
dejándome agonizar sin rubor
en la desesperante lentitud
de mi propio olvido.

17 comentarios:

  1. el descubrir de la verdad se encuentra en la nostalgia. hermoso te quedo

    todo lo mejor!

    ResponderEliminar
  2. genial texto, un llamado de atención y un aviso
    así lo pensará dos veces antes de intentar algo...

    besos
    felíz fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Porque sin tí muero y desespero
    por no tenerte.
    Y si así fuera que es tu anhelo
    perderme,
    puñalitos de rocío,
    como alfileres,
    en tu corazón descansen.

    perdón, me gustó tanto que me salió así y a vuelo pluma.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Maravillosa plegaria para un amor.


    Lo abrazo querido poeta, su casa es belleza pura.


    M.

    ResponderEliminar
  5. escucho una cancion cada tanto que dice...
    ...tengo los ojos ciegos de no verte...
    Triste como tus versos
    ¿porque dejamos nuestra felicidad en manos de otros que ni pueden con la suya?
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Terribles y desgarradores versos Noray. Bellos.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  7. Estar ciego entre las antorchas de la noche, que soledad más sublime encierra este verso!

    Un abrazo
    Marian

    ResponderEliminar
  8. Esta bella súplica, no se puede ignorar.

    Intenso poema.

    Un abrazo Noray

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno. Lo mejor de esta regañina poética es poder decírsela al interlocutor.
    "La desesperante lentitud de mi propio olvido", qué logrado en cuanto a imagen. Verdaderamente es lo que más puede temerse, sí.
    Un abrazo, gran poeta.

    ResponderEliminar
  10. Que genial y que bello. Seguro que no vuelve a marcharse donde va a estar mejor que con un poeta tierno y grande. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. no podras olvidar...es el mecanismo del tiempo...un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Cada partida es unas tijeras clavadas en la espalda....

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  13. Hola, pido disculpas por este mensaje masivo, pero quería decirles que estoy atravesando un momento complicado y no podré visitarlos y comentar con la frecuencia que me gustaría.
    Para mi es un placer escribir y compartirlo. Además de la hermosa sensación que lo lean y me envíen los hermosísimos comentarios que tanto valoro.
    Estaré un tiempo distante, pero quiero que sepan que los extraño y sigo unido a ustedes...

    Los abrazo, con el cariño de siempre.

    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  14. Toda una eternidad en la vera de tu silencio.
    Cuando tu alma habla hasta las estrellas enmudecen.
    ¡Qué poder!

    ResponderEliminar
  15. "No me condenes a vagar..." Es el verso que hace de bisagra en la lectura. Deseperante imagen, casi deprimente, de un dolor oscuro y sordo.
    El último verso redondea el poema, Noray. Por eso será que es un poema redondo.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.