“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 17 de mayo de 2010

Laberintos de piel y agua


Three studies for self-portrait, 1975 - FRANCIS BACON


Mis venas se retuercen
como serpientes que reptan
sobre los árboles del océano
y con nervio estrangulan
la savia por la que mana
sereno el silencio.

Mis ojos, heridos en la penumbra
y quebrados ya por el tiempo,
acumulan todos los espejos rotos
en los que un día me vi reflejado,
mientras se asoma a mi boca
un verso ensangrentado
que corta mi último aliento
como un frío escalpelo,
hasta dejarme postrado
entre las aguas
flotando inánime a la deriva.          

El infierno arde en mis pupilas
y el fuego emerge con pasión
entre las olas, formando
laberintos de piel y agua,
por los que penetran los áspides
          haciendo crepitar mi memoria.      

11 comentarios:

  1. perfeta simbiosis entre la pintura y tus versos
    arde ,claro que sí
    y nos llevas también
    Felicitaciones!!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Uinss, que poema más "dramático". Y mi "heroe" Bancon...Rompe su rostro como Picasso lo hacía con sus modelos, pero sin ¡¡aristas¡¡...El cubismo de curvas jejje... Me encanta.

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Es un laberinto de sentimientos, de sensaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bonito poema, felicidades
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Escalofrió me da este poema.
    Sentimientos encontrados.
    Besos Noray

    ResponderEliminar
  6. Todo laberinto tiene su salida. Seguro que sí.

    Duro el poema, eh?

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Una lírica colosal desenterrando fantasmas abstractos, deseos soterrados, en perfecto ritmo. Un gran placer leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Este poema pone la piel de gallina, amigo Noray,
    y si es el fuego del infierno el que debe arder en las pupilas, mejor que emerja entre las olas para extinguirlo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué bien escrito!
    Un placer releerlo y saborearlo.
    Tiene tu pluma un aliento que, a veces, congela en el ámbar la lectura.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  10. En el silencio
    del océano,
    laberintos de
    piel y agua.

    Me gustó mucho

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.